Manuel Díaz y Julio Benítez, juntos y revueltos en el programa de Bertín Osborne

Los hermanos hablan por primera vez en un programa de televisión de lo que ha significado para ellos su relación desde que se conocen y cómo ha cambiado su vida desde entonces.

Lo más popular

Bertín Osborne ha sido capaz de hacer lo que, hasta ahora, nadie había logrado y era reunir a Manuel Díaz y su hermano de padre, Julio Benítez para hablar juntos y abiertamente de su relación en su programa 'Mi casa es la tuya'.

El cantante y presentador citó a los hijos del maestro Manuel Benítez en casa de una de sus primas en Palma del Río, el lugar donde nació su padre. El resultado fue una jornada relajada, entrañable y en la que se pudo apreciar el cariño y amor que ha surgido entre estos dos hombres que la vida separó pero quegracias a la tenacidad de Manuel por demostrar que es hijo de su padre, ha logrado unir. Eran dos extraños que han terminado por romper barreras y ahora, son dos hermanos que comparten profesión (tres corridas llevan ya juntos) y un amor verdadero.

Publicidad

Manuel Díaz ya había acudido al programa de Bertín hacía dos años y entonces el cantante le deseó que sus deseos se cumplieran. En esta ocasión, Manuel pudo decirle a Bertín, que sí, que sus sueños se habían cumplido. "Mis sueños se han cumplido. En mi trayectoria de vida llega un momento en el que creo que no estoy consiguiendo nada por la vía de esperar. Un día me levanté y le dije a mi mujer que quería hacer algo, que no podía seguir esperando y que tenía que solucionar esta etapa de mi vida, cerrar este círculo para, a partir de ahí, buscar otras cosas, que esto no fuera un lastre en mi vida" le decía Manuel a Bertín.

Lo más popular

"Entonces decidí que un juez fuese el que dijera que él era mi padre o no, la oportunidad de que dijese que yo no soy su hijo y yo tener la oportunidad de demostrar que sí lo soy. Empecé esa batalla y con el tiempo un juez me ha reconocido que soy hijo de Manuel Benítez. Al final de esta historia he conseguido que en televisión un día él dijera que yo era su hijo, hijo del 'quinto califa', que yo llevaba su sangre" continuaba el torero.

Así se conocieron Manuel Díaz y Julio Benítez

La primera vez que se vieron fue organizada por Chema, hermano materno de Manuel, y fue en la cafetería de un campo de golf: "Nos tiramos tres horas de reloj hablando. Lo primero que le dije fue que nosotros nos parecíamos, que teníamos más cosas en común que en contra. Primero por la profesión que habíamos escogido, en la que hablamos el mismo idioma, y luego porque él había sufrido mucho, al igual que yo".

Manuel y Bertín hablaron de muchos temas, pero si hubo una confesión que llamó la atención fue el motivo por el que se hizo torero. Manuel fue muy franco y declaró que lo hizo porque no le quedaba remedio y por venganza. "Yo me hice torero porque no me quedó más remedio en mi vida. Era mi única arma para intentar darle justicia a lo que mi madre estaba sufriendo. Vocación sí la he tenido, pero después, pero lo que más me gustaba con 13 años era jugar con los niños y no ponerme a entrenar. Yo me hice torero por venganza, porque yo tenía que vengar a mi madre, buscar mis raíces, mi sangre."

Tras años de lucha porque su padre le reconociera, Julio, el pequeño de los cinco hijos que Manuel Benítez tuvo con Martine Freisse, sí quería conocer a ese hermano que la Justicia había reconocido como tal. "El tema de Manuel no se hablaba en casa, era delicado. Seguro que mi padre y mi madre sí lo hacían, pero nosotros hemos intentado no sacarlo" decía el diestro.

"El día que conocí a Manuel me di cuenta de lo mucho que se parece a mi padre. Me sorprendieron sus manos y los andares. Cuando le vi venir por primera vez con esa forma de andar que es la misma que tiene mi padre, me quedé impresionado. […] Conocer a Manuel ha sido una de las cosas más bonitas que me han pasado este año. En el poco tiempo que le conozco me ha tratado con muchísimo cariño, igual que su familia, que es para comérsela" afirmaba feliz Julio.

Lo que sí reconoce que le dio algo más de reparo era lo de torear juntos y era básicamente por su respeto a los medios de comunicación y que pudiera repercutir en su madre. "Mi madre y hermanos siempre se han mantenido al margen. Nunca me pusieron ningún impedimento en casa para hacer este encuentro. Lo hice con el corazón porque lo sentía y no me arrepiento de haber dado el paso".

Los sueños por cumplir de Manuel Díaz y Julio Benítez

A Manuel le gustaría que la vida le diera la oportunidad de torear junto a su padre y su hermano mientras que para Julio sería que Manuel le confirme la alternativa en Las Ventas en Madrid.

"Teníamos la esperanza de que nuestro padre asistiera a la primera corrida de toros juntos. De hecho, él pidió unas entradas. Sería muy bonito el hecho de que podamos algún día estar los tres juntos, ya que los tres nos dedicamos a lo mismo". Julio, por su parte se niega a perder la esperanza: "Seguro que pasará al final. Yo estoy convencido. Me gustaría".

More from Diez Minutos: