Ortega Cano abandonó el hospital tras la intervención de corazón

El exdiestro abandonó el hospital Rúber Internacional, en Madrid, donde se le ha realizado un cateterismo este 27 de diciembre, el mismo día que ha cumplido 60 años y que se barajaba como fecha probable para su ingreso en prisión.

Ortega Cano no podía imaginarse ni en la peor de sus pesadillas que el año 2013 terminaría para él así. Al ingreso en la cárcel de su hijo y pendiente de su propio ingreso en prisión, se une ahora la delicada salud del exdiestro, que le llevó a pasar por quirófano este viernes, el mismo día que ha cumplido 60 años.

La operación, para hacerle un cateterismo y ver si hay que colocarle un marcapasos, se realizó en el hospital Ruber Internacional de Madrid en la mañana de este viernes 27 de diciembre, el mismo día que podría haber sido su ingreso en la cárcel después de que la Audiencia de Sevilla no sólo confirmase la pena de dos años y medio de cárcel, sino que además le añadiese a los delitos de homicidio y contra la seguridad vial, otro delito, el de embriaguez, ya que según la prueba de alcoholemia triplicó la tasa máxima permitida.

Publicidad

Una vez recibida el alta médica y repuesto de su intervención (muy sencilla ya que consiste en introducirle una microcámara por la arteria), que le ha realizado Carlos Macaya, jefe de cardiología del Hospital Clínico de Madrid, el juez podría fijar en cualquier momento su fecha de ingreso en la prisión aunque se rumorea que el viudo de Rocío Jurado podría estar pensando en pedir un indulto. Durante su intervención le han acompañado en el hospital sus hermanos Paco y Eugenio y su cuñado Aniceto.

Lo más popular

La operación ha sido todo un éxito, según un comunicado del hospital Ruber Internacional:

"En el día de hoy, 27 de Diciembre de 2013 se le ha realizado un cateterismo cardíaco -coronariografía al paciente D. José María Ortega Cano, en el Hospital Ruber Internacional. El procedimiento ha cursado sin complicaciones. Se han objetivado lesiones en las arterias coronarias, pendientes de evaluación funcional, para decidir el tipo de tratamiento de su enfermedad coronaria".

El exdiestro ha vivido, sin duda, el peor año de su vida. A sus problemas y los de su hijo con la Justicia se une, además, que este 2013 ha vendido la finca Yerbabuena, donde se casó con Rocío Jurado. Como única alegría, el torero ha sido por primera vez padre biológico de un niño que se llama como él.