Pedro J. Ramírez y Cruz Sánchez de Lara, sus confesiones más íntimas

El periodista y la abogada han viajado hasta Florencia, la ciudad del Renacimiento, y cuentan a la revista cómo sus vidas han dado un vuelco desde que se conocieron.

Lo más popular

El exmarido de la diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada ofrece su entrevista más sincera. Pedro J. Ramírez posa en exclusiva junto a su actual mujer, la abogada Cruz Sánchez de Lara, en un reportaje para la revista Haper's Bazaar, en la que ambos detallan cómo fueron los comienzos de su relación.

"Yo no soy nada mitómana. Nunca vi a Pedro J., yo vi a Pedro, y eso ha sido lo que me ha posibilitado enamorarme de él como lo estoy. Jamás vi en él un personaje al que adorar. Y aunque sé que esto no le viene bien, Pedro es una gran persona, es una de las mejores personas que he conocido y el hombre más divertido que he encontrado nunca. Que es inteligente, brillante, listo y culto es lo que todos pueden saber, pero lo que pocos perciben es que es divertido, bueno, sensato y empático", declara la abogada.

Publicidad

Pedro J. es el hombre más divertido que he encontrado nunca

Lo más popular

Él también se deshace en halagos con Cruz: "Ella es muy idealista y yo siempre he admirado el idealismo, el ansia de contribuir a que las cosas sean distintas a cómo te las has encontrado. Y Cruz está empeñada en eso. Tiene la capacidad de, como decía Susan Sontag en 'Regarding the pain of others', detectar y mirar compasivamente al dolor ajeno. Estoy muy orgulloso de todo lo que Cruz ha hecho, de lo que está haciendo y de lo que haremos juntos".

El matrimonio recorre los rincones más históricos de Florencia, del Ponte Vecchio a la Basílica de la Santa Croce, y demuestra la pasión y el cariño que se tiene. En alguna ocasión, Cruz bromeaba diciéndole al periodista: "Tienes mucha suerte, porque no has encontrado solo una mujer que te acompañe, sino a una mujer que disfruta la vida contigo".

Pedro J. y Cruz se casaron el pasado 23 de septiembre en el comedor de su hogar, sin invitados ni vestidos de boda ni anillos y con solo tres acompañantes: el notario y dos de sus mejores amigos y testigos, los juristas Javier Gómez de Liaño y María Dolores Márquez de Prado. "Nos han enseñado que casarte es ponerte un vestido blanco, invitar a todos tus amigos, montar una fiesta… Al final se obvia el mensaje real, que es lo que importa, mirarle a los ojos, decirle que le quieres y prometerle que harás lo posible para que esta sea la historia de amor de tu vida", confiesa Cruz.

More from Diez Minutos: