Alba y Feliciano: sus mejores y peores momentos en el primer aniversario de una relación fallida

Feliciano López y Alba Carrillo se casaban hace un año en una gran boda de cuento de hadas. Ahora, siguen caminos separados.

Feliciano López y Alba Carrillo se casaban el pasado 17 de julio de 2015, en una gran boda de cuento de hadas. Ahora, un año después, su romance ha llegado a su fin y ambos siguen caminos separados, dejando atrás a una relación de la que repasamos los mejores y peores momentos.

Publicidad

Una luna de miel continua

Felices y enamorados, la pareja vivió sus mejores momentos antes de pasar por el altar, cuando ambos se mostraban inseparables y muy enamorados viajando por medio mundo. Porque si algo hacían Feliciano y Alba era viajar por todas partes, regalándonos siempre las más románticas estampas.

Alba recuperó la fe en el amor

Otra de las grandes noticias de su relación fue ver a Alba Carrillo volver a recuperar la esperanza en el amor tras su relación fallida con el DJ y ex campeón de motociclismo Fonsi Nieto.

Publicidad

Feliciano López, un segundo padre para Lucas

Otros de los mejores momentos de la relación los vimos cuando salían a pasear y nos regalaban sus estampas de feliz familia junto al pequeño Lucas, hijo de Alba y Fonsi Nieto.

Feliciano López estaba feliz con Lucas, con quien se llevaba a las mil maravillas y a quien quería como si fuera su propio hijo.


La mejor nuera

También idílica parecía ser la relación que Alba Carrillo mantenía con los padres de Feliciano: era habitual verla compartir risas y buenos momentos en compañía de la madre y el padre del tenista.

Publicidad

Celebrando el amor

Otros de los mejores momentos eran las continuas celebraciones de los logros del tenista, la excusa que la pareja usaba para salir de cena romántica y dedicarse tiernos mensajes en las redes. "Tú y yo, nosotros", decía Alba Carrillo junto a una tierna imagen, en la que se podía apreciar lo enamorados que estaban.

Los preparativos de la boda

Sin duda uno de los momentos que con más expectación vivió la pareja fue la cuenta atrás para su boda, un evento que planearon al detalle y ante el que Carrillo no podía disimular su ilusión.

Y prueba de ello es que la joven publicó en las redes sociales una fotografía en la que aparece junto a varia amigas sosteniendo varios décimos de lotería: "Venir a Toledo y comprar un boleto, que tiene el día de mi boda 7/17", decía éufórica ante la idea de casarse. ¡Todo parecía un cuento de hadas!

Publicidad

Una boda por todo lo alto

Alba Carrillo y Feliciano López vivieron su momento más feliz el pasado 17 de julio, cuando celebraron una boda por todo lo alto en Toledo, al que no faltaron diversos compañeros de profesión del tenista como Fernando Verdasco, que acudió con su novia, Ana Boyer.

A la ceremonia, que se celebró en la capilla del Patio Imperial del Alcázar de Toledo, le siguió una gran fiesta que tuvo lugar en el Cigarral del Ángel Custodio (lugar elegido también por Amelia Bono y Manuel Martos para celebrar su boda).

La promesa de pasar toda la vida juntos

Sin duda fueron los primeros días de casados los más felices para Carrillo, que afirmaba enamorada tras la boda: "Ahora tenemos que disfrutar, estoy muy contenta y tenemos toda la vida". ¡Todo parecía tan idílico!

Publicidad

La ilusión de formar una familia

También fueron los mejores días para Feliciano, que dijo que quería ampliar la familia y ser padre, y deseaba tener una sorpresa (refiriéndose a un embarazo) pronto. Posteriormente, Carrillo aclararía que se alegraba de no haber tenido hijos con él. "Feliciano quería, pero claro, si estaba con otras…", afirmó la modelo rota de dolor.

El pasado de Feliciano

Sin duda una de las cosas que afectó a su relación fue el pasado sentimental del tenista, que siempre inquietó a Alba Carrillo, que creía que la relación que mantuvo en el pasado con la modelo y Miss España María José Suárez le pudo perjudicar: "Las cosas que se publicaron de él entonces le daban una mala imagen, que no es la verdadera", argumentaba la modelo poco antes de casarse, todavía muy enamorada del tenista.

Se ha llegado a decir en alguna ocasión que Alba tenía en Feliciano una 'fe ciega', en referencia a que Alba no pudo ver por aquel entonces que no iba a ser capaz de cambiar a Feliciano, algo de lo que se ha dado cuenta tras la ruptura.