Tamara Gorro, Nochevieja pasada por lágrimas

La youtuber y ex superviviente tuvo que pasar un pequeño mal trago en Fin de Año al dejar atrás muchos recuerdos que le costaron muchas lágrimas.

Aunque vive un momento de plenitud, la youtuber acumula muchos recuerdos que le han costado las lágrimas.

Publicidad

Adiós al año con mucha pena

Esta Nochevieja ha sido especial para Tamara Gorro por muchos motivos, y no sólo de los buenos: este 2017 ha tenido que decir adiós a un gran amigo de la familia, Antonio, por lo que el Fin de Año de la ex superviviente estuvo pasado por lágrimas al recordar tanto lo bueno como lo malo que han tenido los últimos 365 días.

Publicidad

No pudo evitar las lágrimas

Tamara ha subido a su canal de YouTube cómo se celebró este año la Nochevieja en su casa, rodeada de su familia, tanto con los que están como los que no, y es que ella no se olvida de nadie a la hora de tomarse las uvas. Por eso, a las 12 de la noche, durante el cambio de año, Tamara tenía preparadas sobre la mesa varias fotos con los seres queridos que ya no están y, al mirarlas, no pudo reprimir las lágrimas.

Publicidad

Agridulce 2017

Su padre, sus abuelos, su amigo y abogado Antonio... Tamara ha perdido ya a varios seres queridos, pero no puede olvidar que este 2017 ha sido tan triste como feliz, ya que ha sido el año en el que, al fin, ha podido quedarse embarazada y dar a luz a su hijo, al que también ha puesto de nombre Antonio, por eso ¡no todo iban a ser lágrimas!

Publicidad

Preparándose desde por la mañana

El día de Tamara empezaba la mar de feliz: tras ducharse y aplicarse una mascarilla, la youtuber estaba lista para enfrentarse al día de preparaciones para la gran noche.

Publicidad

Todo listo

Su madre y su abuela se encargaban del embutido, su abuelo de repartir las uvas... todo estaba organizado para que, un año más, todos pudieran disfrutar de la noche comiendo, bebiendo y riendo.

Publicidad

El pequeño Antonio

El que aún se enteraba de poco era el pequeño Antonio, que, a sus pocos días de vida, lo único de lo que tiene que preocuparse es de comer y dormir.

Publicidad

Elección del look

Avanzada la tarde del día 31, Tamara debía elegir lo que ponerse para despedir el año, y las opciones, aunque distintas, tenían algo en común: el color negro. La Gorro tenía claro que su look iba a ser sencillo, pero navideño, y finalmente se decantó por un vestido lencero, pendientes largos rojos y slippers negras con detalles brillantes. ¡Que no tenía ella los pies para plantarse los tacones!

Publicidad

Su maquillaje

El maquillaje también es parte importantísima del look, pero ella tiró de básicos: ojo marcado con eyeliner, bien de máscara de pestañas y labios rojos.

Publicidad

Sus tradiciones

De lo que no se olvidó Tamara fue de compartir sus tradiciones de Nochevieja... aunque este año no pudo cumplir alguna: "Tanga rojo, que no me lo pongo porque me queda pequeño; anillo en la copa: tengo los dedos un poco gordos todavía y no me los puedo poner, pero echo el de mi matrimonio dentro de la copa, y luego pongo unas velas y unas rosas blancas para los ángeles que tengo en el cielo, porque este año, como bien sabéis, se ha ido parte imprescindible de mi vida, que es Antonio, pero este año también me ha traído otro Antonio a mi vida: mi hijo. Entonces, bueno, voy a preparar eso para que estén presentes como todos los años y brindar con ellos".

Publicidad

Rodeada de los suyos

Sin embargo, al final, como para la mayoría, lo importante es pasarlo a gusto y en familia, y a la mesa no podía faltar la gran familia de Tamara y su chico, Ezequiel... aunque sí hubo una ausencia de última hora: ¡la pequeña Shaila! La niña dijo que pasaba de las uvas y se acostaba. Normal, por otro lado, para una niña de poco más de 2 años...