García Márquez fallece a los 87 años y se reúne en el cielo con Remedios la Bella

Gabriel García Márquez, uno de los escritores más influyentes del siglo XX, fallece a los 87 años en México víctima de un cáncer dejando al mundo una obra inmensa y el legado del realismo mágico.

Lo más popular

Gabriel García Márquez ha fallecido los 87 años, víctima del cáncer, al mediodía mexicano de este 17 de abril, en su casa del Pedregal de San Ángel, en el D.F. 

Aunque al escritor más influyente del siglo XX, que sufría alzhéimer desde hacía varios años y la familia no lo había hecho público, le ha vencido un cáncer contra el que luchó en diferentes etapas desde 1999, sus millones de lectores y admiradores dirán que se ha elevado para acompañar a Remedios la Bella, uno de los personajes más emblemáticos de su inmensa obra y su gran legado del realismo mágico.

Publicidad

Gabo, Nobel de literatura en 1982, deja también para la posteridad una novela inédita totalmente finalizada, que no publicó en vida al mantener dudas sobre su final y sobrevenirle luego su enfermedad. Su familia ya había decidido que 'En agosto nos vemos' –ése era su título inicialmente– se iba a publicar póstumamente. Es la historia de una mujer de 53 años, María Magdalena, que cada 16 de agosto viaja en transbordador a una isla caribeña donde está enterrada su madre. Lleva veintitrés años felizmente casada, pero, un día, en el hotel, aborda a un hombre y acaban en la habitación. Es la primera infidelidad de su vida y, al irse, el hombre le deja un billete en la mesita de noche. Solo se conoce ese primer capítulo, que el autor leyó en público en 1999 y publicó en algunos medios. La novela se compondría de cinco episodios protagonizados por María Magdalena, que vive cada año en continuo sobresalto esperando que el 16 de agosto le suceda algo.

Lo más popular

Gabito, casado en 1958 con Mercedes Barcha, puso su trabajo periodístico al servicio de la revolución cubana y en 1961 huyó procedente de Nueva York a México, donde encontró la inspiración para alumbrar su obra más célebre, 'Cien años de soledad', que publicaría la editorial Sudamericana en 1967. Se trataba del libro más importante de su vida. Abandonó todos sus trabajos y se encerró a escribirlo, vestido con mono azul de mecánico, en una máquina Olivetti.

Su amigo Álvaro Mutis coordinaba el capítulo financiero y consiguió reunir 5.000 dólares. A pesar de sus esfuerzos, los García-Barcha dejaron a deber varios meses de alquiler. Fueron esos apuros económicos los que le hicieron aceptar, a finales de 1965, un cheque de 500 dólares que le ofreció el editor Paco Porrúa, de la editorial bonaerense Sudamericana, propiedad del catalán Antoni López Llausàs, por el libro que aún estaba escribiendo. Carlos Barral, en Barcelona, había rechazado los libros anteriores de García Márquez.

'Cien años de soledad' fue el mayor éxito comercial conocido de una novela en castellano, solo superado por el 'Quijote'. Los 8.000 ejemplares de la primera edición se agotaron en menos de un mes pero, sobre todo, se calcula que ha vendido desde entonces unos 40 millones de ejemplares en todo el mundo. Tras la publicación de ese libro en 1967, se mudó a Barcelona, donde escribió 'El otoño del patriarca', obra centrada en un dictador solitario y grotesco. En 1975, volvió a México, donde residía desde entonces.

En 1982, un año después de 'Crónica de una muerte anunciada', la Academia Sueca le otorgó el Premio Nobel de Literatura por "haber unido los límites de lo real y lo irreal”. Algunas de sus obras posteriores fueron 'El amor en los tiempos del cólera' (1985), 'El general en su laberinto' (1989), 'Del amor y otros demonios' (1994) y 'Noticia de un secuestro' (1996). Las dos últimas son sus memorias de infancia y juventud, 'Vivir para contarla' (2002), que llega hasta los años 50, y la novela corta 'Memoria de mis putas tristes' (2004).