Los locos años de estudiante de David Cameron: drogas y ritos sexuales

El millonario conservador Lord Ashcroft cuenta en un libro las gamberradas del primer ministro británico en su época de estudiante, incluidos ritos sexuales con una cabeza de cerdo muerto, su relación con la marihuana y su lado mujeriego, antes de conocer a su mujer, Samantha.

Lo más popular

El pasado siempre vuelve y eso es con lo que se ha encontrado el primer ministro británico, David Cameron. El millonario conservador Lord Ashcroft ha escrito un libro sobre Cameron en el que no le deja en muy buen lugar y le ha convertido sin quererlo en Trending Topic.

"Llámame Dave", así se titula esta biografía en la que su autor recoge las noches de fiesta del político cuando era estudiante de Oxford, a finales de los años ochenta. Entre los capítulos más destacados está el que asegura que David formó parte del club Piers Gaveston, en el que vivió excesos y ritos sexuales. Entre ellos, Ashcroft explica que en su ceremonia de iniciación Cameron tuvo que introducir "una parte privada de su anatomía" en la cabeza de un cerdo muerto.

Publicidad

A través de su portavoz, Cameron ha negado que perteneciera a este club secreto, pero no a otro de los clubs más gamberros de Oxford, el Bullington, en el que solían salir a emborracharse y armarla, ocasionando a veces destrozos en los locales (en la imagen con sus compañeros del Bullington. Cameron es el segundo por la izquierda de pie).

Ashcroft también afirma que Cameron solía fumar cannabis junto a otros dos compañeros de estudios, el periodista James Delingpole y el escritor James Ferguson. Delingpole ha confesado que "los tres fumábamos hierba mientras oíamos a Supertramp" en los dormitorios de Christ Church.

Lo más popular

No es el único testimonio sobre sustancias ilegales que recoge este conservador británico en su libro. Otro miembro del círculo social del primer ministro asegura que tanto él como su esposa hicieron la vista gorda durante una cena que celebraron en su domicilio. "El hecho de que los presentes en aquella fiesta se sintieran cómodos ante el hecho de que hubiera gente esnifando cocaína hace pensar que se trataba de una escena familiar", dice esta fuente.

El autor de "Llámame Dave" también recuerda el "gran éxito" que David tenía con las mujeres cuando era estudiante. Sus vecinos de cuarto reconocen que de su habitación salieron muchas chicas. Todo ello antes de conocer a la que hoy es su mujer, Samantha, con la que se casó en 1996 y tiene cuatro hijos.

Lord Ashcroft finalmente acusa al primer ministro británico de conocer perfectamente ya en 2009 que no estaba domiciliado fiscalmente en el Reino Unido, cuando dice que se enteró en 2010, tras ser elegido primer ministro.