Hillary Clinton no sufre daños neurológicos y se recuperará

Hillary Clinton no ha sufrido daños neurológicos a causa del coágulo de sangre que le detectaron en la cabeza por una contusión, según los médicos, y se recuperará. La secretaria de Estado norteamericana pasó el fin de año ingresada en un hospital neoyorquino.

Lo más popular

Hillary Clinton, secretaria de Estado del Gobierno estadounidense, fue ingresada este domingo en el New York-Presbyterianun Hospital, al haber detectado sus médicos durante una revisión que tenía un coágulo de sangre en una vena entre el cráneo y el cerebro a causa de un golpe provocado por un desmayo. No obstante, los médicos indicaron que el coágulo no supone un riesgo para su salud, ya que no ha provocado daños neurológicos y que su recuperación progresa sin contratiempos.

Publicidad

En ese mismo centro médico en el que Hillary pasó la noche de fin de año, su marido, el ex presidente Bill Clinton, se sometió a una operación de corazón en septiembre de 2004.

Según su portavoz, Philippe Reines, "a Hillary la están tratando con anticoagulantes para poder observar los efectos de la medicación en las próximas 48 horas. Sus médicos seguirán revisando su problema y otros asuntos asociados con su conmoción cerebral y determinarán si requieren cualquier otra acción".

Lo más popular

No es la primera vez que Hillary se le detecta un coágulo: en 1998 fue ingresada de urgencia en el hospital naval de Bethesda por uno detrás de la rodilla izquierda. Tomó anticoagulantes y ella misma dijo luego que se trataba de "la alerta sanitaria más significativa de toda mi vida".

Hillary, de 65 años, no comparece en público desde principios de diciembre, aquejada, según las primeras informaciones, de un virus estomacal que contrajo durante su último viaje oficial por Bruselas, Dublín e Irlanda del Norte. Unos días después, el 15 de diciembre, el Departamento de Estado informó de que había sufrido una conmoción cerebral por un desmayo que su entorno atribuía a la deshidratación. La secretaria de Estado tuvo que suspender un viaje a Marruecos y su comparecencia ante el Congreso para dar la versión del Gobierno de Obama del ataque a la ciudad libia de Bengasi en septiembre en el que murieron cuatro ciudadanos estadounidenses.

Está previsto que Clinton dimita en los próximos días de su cargo tras cuatro años al servicio de Obama, el candidato que le ganó en su partido la carrera hacia la Casa Blanca, y asegura que por ahora quiere descansar, aunque todo apunta a que sus ojos están puestos en las elecciones presidenciales de 2016 como candidata demócrata.