Michelle Obama exprime al máximo su estancia en Madrid

La mujer de Barack Obama y sus hijas han podido disfrutar de un viaje breve pero intenso a España, donde han tenido tiempo para irse de compras y para deleitarse con la gastronomía madrileña. ​

Lo más popular

Michelle Obama y sus hijas, Malia y Sasha, vuelven a EEUU tras dos intensos días en nuestro país. Con la intención de promover su campaña 'Dejemos que las niñas aprendan', la primera dama de los EEUU viajaba a España junto a sus hijas y su madre, Marian Shields Robinson, y un gran despliegue de seguridad para dar una más que esperada conferencia en el Matadero de Madrid junto a la reina Letizia.

Publicidad

La mujer de Barack Obama llegaba a Madrid, concretamente al aeropuerto de Torrejón de Ardoz, la tarde del miércoles 28 de junio. Una vez allí, un elemento que no se esperaban, un intenso aire, deslucía la llegada de las 'chicas de Obama' e incluso les jugó una mala pasada con sus vestidos.

Lo más popular

El embajador español de EEUU, James Costo, fue el encargado de recibirlas y llevarlas hasta su residencia, donde se han alojado durante este viaje exprés. Allí, organizaron una pequeña cena (21 horas) el mismo miércoles donde estuvieron unos 30 invitados entre los que estaban Alicia Koplowitz, Soraya Sáenz de Santamaría, Agatha Ruíz de la Prada, Ana Patricia Botín, Alejandro Amenábar o Ángel Corella.

Michelle y sus invitados disfrutaron de un menú en el que de primero tomaron una ensalada de tomate con queso de cabra; de segundo paella con alioli y de postre, pasteles y helado. Fue una reunión pequeña e íntima en el que la primera dama de los EEUU pudo conversar con todos sus invitados.

La jornada del jueves fue más intensa para Michelle, pues era el día en que daba su aclamada conferencia ante 600 invitados en el centro cultural de la capital. En ella, también participó su "querida amiga Letizia", a quien recibió con gran cariño y complicidad. Ambas tienen una gran amistad y la cercanía entre ambas fue captada por las cámaras.

Tras la conferencia y su visita a la Zarzuela, Michelle Obama decidía deleitarse con la gastronomía madrileña en la taberna La Castela (C/ Doctor Castelo) junto a su familia y al embajador español, James Costo, y su marido Michael Smith. Allí llegaban, bajo fuertes medidas de seguridad, en torno a la una y media de la tarde, para probar entre otras cosas las milhojas de ventresca o el rabo de toro.

Sus hijas, Malia y Sasha, no solo disfrutaron de la gastronomía, pues durante la mañana se fueron de compras por la Gran Vía y entraron en tiendas como H&M, Zara, Lefties o Primark.

Malia y Sasha de compras en la Gran Vía de Madrid. Foto Twitter de Pepe Oneto

Sin duda, la familia Obama ha exprimido al máximo este viaje exprés en el que han podido disfrutar de un pequeño pedazo de la capital.