David Beckham, todo un padrazo junto a la pequeña Harper

La hija de Beckham se ha convertido en el ojito derecho y en el objeto de los mimos del futbolista.

Lo más popular

Una vez más, David Beckham ha vuelto a emocionar a todos al aparecer con su hija Harper Seven, con quien ha compartido un tierno paseo por las concurridas calles de Los Ángeles, en Estados Unidos. 

David Beckham no perdió ojo a cada uno de los movimientos de Harper
Publicidad

Entregado a su pequeña, el exfutbolista demostró ser el auténtico héroe de su hija pequeña, llevándole su muñeca cuando ésta se cansó de jugar con ella. Además, siempre pendiente y atento, no soltó de la mano a Harper, permaneciendo atento a todos los movimientos de la niña.

Lo más popular

Aunque el futbolista siente delirio con todos sus hijos, Harper es su debilidad. Y ejemplo de ello es que hace poco menos de un año se tatuó en la mano un divertido garabato hecho por su hija y presumía en las redes de haberla enseñado a montar en bici. Además, es una constante ver a Beckham posando con su hija en las redes, con quien aparece jugando, riendo o durmiendo la siesta.

David Beckham se echa una siestecita con su hija, Harper Beckham

Aunque si ha habido un gesto que conquistara a todos sus seguidores fue el mensaje compartido por el futbolista el día del cumpleaños de Harper, a quien le mandó toda una declaración de amor paternal: "En cinco años has traído mucho amor a nuestra familia. Eres especial de muchas maneras diferentes. Somos afortunados de estar contigo. Te adoramos", eran las emotivas palabras con las que Beckham proclamaba su amor por su hija.

Hace apenas un año, David se puso manos a la obra para enseñar a Harper a montar en bicicleta: anteponiendo la seguridad de la pequeña, el futbolista le compró un casco rosa y unos ruedines para que no se cayera mientras aprendía a montar en un parque de California. ¡Seguro que aprendió a montar de maravilla con la ayuda de papá!

Harper Beckham aprende a montar en bicicleta con la ayuda de su padre

Está claro que David es todo un padrazo que disfruta criando a sus hijos, con quienes mantiene una relación muy especial, aunque con el permiso del resto de la familia, parece que su pequeña princesita Harper se está convirtiendo en su principal debilidad.