Sigourney Weaver, galardonada con el segundo premio Donostia

​La actriz, acompañada de su marido, Jim Simpson, llegaba al Festival de Cine de San Sebastián de lo más elegante para recibir de la mano de Juan Antonio Bayona el segundo Premio Donostia, como reconocimiento a su carrera cinematográfica.

Lo más popular

Sigourney Weaver se ha convertido en la estrella de la alfombra roja de la 64 edición del Festival de Cine de San Sebastián. Con un elegante vestido verde y en compañía de su marido, Jim Simpson, la actriz estadounidense posaba con una sonrisa para recibir el segundo Premio Donostia de esta edición por su trayectoria cinematográfica.

Su llegada, la más esperada, generó una gran expectación, y es que a sus 66 años la actriz cuenta con una gran carrera profesional. Llegó con paso firme y junto a su marido, con el que lleva casada más de tres décadas. Ambos, muy elegantes, cautivaron todas las miradas, mientras Sigourney no dudaba en expresar "hoy soy española".

Publicidad

Esta no es la primera ocasión en la que Sigourney acudía al festival de San Sebastián, pues ya lo hizo en 1979, para presentar 'Alien: el octavo pasajero'. Sin duda, su cita en el Teatro Victoria Eugenia "fue una noche exótica para una chica de Manhattan como yo, nunca la olvidaré", explicaba sobre el escenario.

Lo más popular

La actriz recibió el galardón de la mano de Juan Antonio Bayona. Éste ha dirigido 'Un monstruo viene a verme', película que protagoniza Sigourney y que ambos han presentado en este festival. El director cinematográfico exponía durante la entrega que la mayor sorpresa al conocer a la actriz fue "descubrir su sensibilidad". De hecho, señaló que si algo le ha hecho ser "la mejor guerrera del cine no es su imponente presencia ni sus habilidades físicas, sino su sensibilidad y su vulnerabilidad".

Una vez recibido el premio, Sigourney Weaver, que demostró mantener una cómplice relación con el director, quiso dar las gracias por este reconocimiento y lo hizo en español: "Muchas gracias queridos amigos". Ésta continuó su discurso expresando: "Hacer películas aquí aún es considerado un arte".

La actriz llegó a San Sebastián el pasado martes por dos motivos: presentar su último trabajo, 'Un monstruo viene a verme', y recoger el segundo Premio Donostia. Su llegada gozó de gran expectación y una vez que se bajó del coche que la llevó hasta el hotel María Cristina, recibió una gran ovación.