Jim Carrey vuelve al trabajo visiblemente desmejorado

​El actor, que se ha visto acusado por la repentina muerte de su exnovia, presenta su nueva serie.

Lo más popular

Jim Carrey no atraviesa por un buen momento. El actor estadounidense lleva largo tiempo apartado del foco mediático tras el suicidio de su exnovia, trágico suceso que lo salpicó de lleno tras las duras acusaciones de los familiares de la fallecida. El humorista ha decidido poner punto final a su retiro voluntario para asistir a la presentación de 'Morir de pie', serie de Showtime que produce y que contará con la presencia de Melissa Leo.

Publicidad

Carrey, de 54 años, posó para los medios con un aspecto muy descuidado, que llamaba especialmente la atención por su barba de varios meses. Aunque no perdió en ningún momento la sonrisa e intentó disfrutar del evento junto a sus compañeros, es público que el varapalo ha afectado a su estado anímico y que no tiene prisa de volver a ponerse delante de las cámaras.

Lo más popular

En septiembre de 2015, su exnovia Cathriona White, con la que llevaba saliendo de manera intermitente desde 2012, apareció muerta tras abusar de una serie de fármacos que tenía prescritos. Junto al cadáver, se encontraron una serie de notas en las que apuntaba directamente al actor como el principal responsable de su decisión de quitarse la vida. "He pasado ya tres días sin creerme que no estés aquí", afirmaba.

"Puede seguir adelante con el corazón roto y poner todas las piezas juntas de nuevo. Podría, solo que esta vez no tengo la fuerza de voluntad… Perdóname. Sencillamente no soy para este mundo", apuntó en su nota de suicidio. Tras conocerse la muerte de la joven, de tan solo 30 años, Carrey cumplió con sus últimas voluntades y acudió al entierro celebrado en su tierra natal, Irlanda.

Meses más tarde, el exmarido de Cathriona, Mark Burton, y la madre de la joven, Brigid Sweetman, decidieron acusar directamente a Carrey en los juzgados por un supuesto "homicidio negligente", demandas que han sido admitidas a tramites y que obligarán al actor a acudir a juicio.

Entre los documentos que han aportado se encuentra uno en el que se asegura que el intérprete contagió de clamidias y hepatitis a White, lo que le llevó a atravesar una fuerte depresión. El actor ha intentado siempre mantenerse al margen de la polémica, siendo su abogado el que saltó a la palestra para defender a su cliente.

"Es comprensible que una madre que ha perdido a una hija busque a un culpable", dijo el letrado. "Pero, dirigir de su dolor y rabia hacia Jim Carrey... en un intento de sacar provecho del suicidio de Cathriona, la señora Sweetman se encamina por el mismo camino oscuro tomado por Mark Burton".