Jennifer Lawrence se lleva un susto de muerte

La actriz salió ilesa de un aterrizaje de emergencia al fallar los motores del avión privado en el que volaba.

La actriz regresaba a Nueva York a bordo de un avión privado tras haber pasado unos días con su familia en Louisville, cuando uno de los motores dejó de funcionar a más de 3.000 metros de altura.

El avión tuvo que aterrizar de emergencia en un aeropuerto de Buffalo en el estado de Nueva York según publica E! News tras fallar también el otro motor y que la nave sufriera un descenso de altura inesperado.

Publicidad

Gracias a la habilidad del piloto la actriz y el personal que volaba con ella están a salvo y nadie sufrió ningún daño.

Además, en tierra les esperaba un equipo al completo de emergencias para actuar en caso de accidente lo más rápido posible.

Sin embargo, nadie tuvo que lamentar daños y la actriz se encuentra perfectamente.