Mel B, arruinada por sus extravagantes caprichos

La que fuera una de las 'Spice Girls' no puede hacer frente a las demandas que le pide su exmarido, Stephen Belafonte, ya que no queda nada de su fortuna.

Lo más popular

Mel B no vive su mejor momento. Al parecer, la ex 'Spice Girl' no puede hacer frente a las demandas que le pide su exmarido, el productor Stephen Belafonte, ya que ha gastado prácticamente su fortuna, que asciende a 38 millones de libras, en caprichos muy extravagantes, como confesó su abogada, Jacalyn Davis. Uno de ellos fue una isla privada en Virginia que regaló a su por entonces pareja.

Su abogada ha asegurado que todo lo que ganó mientras fue parte de las chicas picantes lo aportó a su matrimonio. Gran parte de este dinero fue despilfarrado por Mel B por sus desorbitados gastos: una colección de coches de lujo –valorada en más de un millón de libras–, centenares de piezas de joyería, brazaletes de Cartier Love, una colección de bolsos, un cuarto de millón que paga a su publicista y todo lo que cobra el servicio que atiende todas sus residencias.

Mel B y su marido, Stephen Belafonte, durante los Critics' Choice Television Awards (2015).
Publicidad

El productor, al que recordemos que Mel acusó de maltrato, le reclama una manutención muy elevada basándose en los ingresos actuales de la cantante que oscilan entre las 220.000 y 250.000 libras al mes, sueldo que cobra por ejercer de juez en el programa 'America's Got Talent'.

Además, a todo esto hay que añadir que la artista se hace cargo de la pensión alimenticia de su primer marido, Jimmy Gulzar, con quien tiene una hija en común, Phoenix. La pareja se separó en el año 2000.