Berlusconi se casa en secreto con su joven novia Francesca Pascale

El ex primer ministro Silvio Berlusconi, de 77 años, se ha casado con su novia, Francesca Pascale, de 28, en una ceremonia secreta celebrada en un pueblo cerca de Milán, según ha publicado The Daily Mail.

El ex primer ministro Silvio Berlusconi, de 77 años, ha contraído matrimonio con su novia, Francesca Pascale, de 28, con una ceremonia secreta en un pueblo cercano a Milán, según recoge el 'Daily Mail'.

Una amiga cercana a la pareja, Marythell Polanco, asegura que ella había sido invitada a la ceremonia aunque, finalmente, no pudo asistir. "No fue una boda civil. Silvio tiene una capilla en su casa. Pudieron hacerlo allí sin que nadie se enterase", según explicó en una radio italiana.

Publicidad

Polanco también admite haber sido invitada a decenas de fiestas celebradas por Berlusconi e incluso dice haber escrito una canción llamada 'Bunga, Bunga' que el exprimer ministro italiano le ayudó a escribir.

Hace sólo un mes, la propia Pascale aseguraba que estaba decidida a casarse con 'Il Cavaliere': "Lo he buscado, lo he cortejado, le he hecho enamorarse y le he hecho comprometerse. Prácticamente lo he hecho y lo hago todo yo: él solo tiene que decir sí".

Lo más popular

Pascale también explicó cómo fue ella la que, cuando aún era menor de edad, decidió que tenía que llegar hasta Berlusconi y cómo logró el primer contacto con él cuando se hizo militante del partido político que el magnate italiano quiere ahora relanzar, la conservadora Forza Italia. "Enseguida le pregunté si podía dejarle el número de teléfono. Le pedí también el suyo. Él me dijo: 'Eres despiadada'. Era el 5 de octubre de 2006", recuerda la joven, quien relató que esperó a declararse porque él estaba casado entonces con Verónica Lario, su segunda esposa, aunque eso no hizo que se disipara su amor por él.

A pesar de que sus padres no veían con buenos ojos sus sentimientos -su madre le dijo que ellos también le admiraban, pero que podía ser su padre-, ella finalmente dio el paso de declararse, una vez separado y poco después de que un desequilibrado le lanzara una estatuilla en Milán y le rompiera varios dientes en diciembre de 2009.

Por su parte, Berlusconi, que cuenta en su haber con dos divorcios, explicaba que "en todas las situaciones más dolorosas de los últimos años", "ella le había "regalado alegría, sin pedir nada a cambio".