Valérie Trierweiler abandona el hospital mientras Hollande visitaba Tulle

La compañera de François Hollande, Valérie Trierweiler, salió este sábado del hospital parisino en el que estuvo ingresada desde el 10 de enero por una depresión, tras la publicación de la presunta infidelidad del presidente de la República francesa con la actriz Julie Gayet.

Lo más popular

La primera dama Valérie Trierweiler abandonó este sábado 18 de enero el hospital parisino en el que ingresó una semana antes tras el reportaje de la revista 'Closer' que revelaba que su pareja, el presidente Francois Hollande, estaba teniendo una aventura con la actriz Julie Gayet.

Según publica en su web la revista 'Paris Match, para la que trabaja Trierweiler como periodista, la primera dama salió del hospital Pitié Salpetriere pasadas las 14:00 y se marchó a la residencia oficial del presidente en La Lanterne, cerca del Palacio de Versalles, para descansar durante unos días. Desde la oficina de Hollande, se negaron a hacer declaraciones sobre el alta hospitalaria de Trierweiler.

Publicidad

Trierweiler ingresó en el hospital el 10 de enero después de que la revista del corazón 'Closer' publicara las imágenes de Hollande haciendo una visita nocturna al apartamento de Gayet.

Hollande, que visitó a Valerie en el hospital el jueves según una fuente en su oficina, estaba en el momento de la salida del hospital de su pareja en su antigua circunscripción parlamentaria de Tulle, en el centro de Francia. En su discurso allí, el presidente no hizo referencia alguna al affaire con Gayet, cuya relación, a día de hoy, no ha confirmado ni negado.

Lo más popular

Hollande prometió durante una conferencia de prensa celebrada el martes aclarar todo antes de un viaje a Estados Unidos que tiene previsto hacer el 9 de febrero con Trierweiler. En la conferencia de prensa, Hollande rehuyó hablar de su supuesta infidelidad y dijo que "estos son momentos dolorosos para nosotros".

El presidente insistió en su derecho a una vida privada y prefirió centrarse en presentar sus planes de reforma económica para el resto de su presidencia de cinco años.

Aunque el caso ha tenido una gran repercusión internacional, los franceses son indulgentes con la vida privada de sus dirigentes, como lo demuestra un estudio del canal iTele que desvela que tres cuartas partes de los entrevistados están de acuerdo con Hollande de no responder a las preguntas sobre su vida privada, con un 62% que considera que es un asunto privado que sólo le concierne a él.

Antes de la publicación del reportaje de 'Closer', Hollande aparecía en los sondeos como el presidente francés menos popular de los tiempos modernos, en gran parte debido a la aumentos de impuestos, la recesión y la alta tasa de desempleo.