Jane Fonda, operada de un cáncer

La actriz se vuelve a enfrentar a un duro golpe, a pesar de que ella lo afronta con la mejor de sus sonrisas: "Me lo quitaron y voy a estar bien", explicó

Jane Fonda, operada de cáncer

Publicidad

Jane Fonda, un 2018 que empeiza torcido

A pesar de tenerlo todo en la vida, hay veces que a uno se le complica. Y mucho. Si no, que se lo digan a Jane Fonda, que este 2018 no lo ha empezado con demasiado buen pie al tener que serle extirpado un tumor cancerígeno del labio inferior.

Publicidad

Con el apósito aún en la boca

Fue durante una conferencia donde apareció a principios de esta semana con el apósito en la boca y, sin perder la calma, y antes de su intervención, quiso dejar claro que estaba tranquila ante los asistentes: "Quiero explicar lo de la tirita. Me acaban de extirpar un tumor cancerígeno del labio".

Publicidad

Le quitó hierro al asunto

Más tarde, en el programa 'The Howard Stern Show', donde acudió para promocionar la cuarta temporada de su serie, 'Grace and Frankie' -de Netflix-, volvió a apuntar con optimismo: "A ver, el mundo se está viniendo abajo, ¿qué importa un labio? Sí, me lo quitaron y voy a estar bien, gracias".

Publicidad

Ya tuvo cáncer en 2010

No es la primera vez que Jane Fonda se enfrenta a un tumor cancerígeno: ya en el año 2010 le fue retirado un cáncer de mama del que se recuperó satisfactoriamente, y al que reconoció que nunca tuvo miedo: "He tenido mucha suerte, lo detectamos a tiempo y, como he dicho, ha sido un procedimiento no invasivo. Quiero darle las gracias a todos mis amigos y fans que me han enviado unas cartas preciosas. Ha significado muchísimo para mí. Encontramos el bulto hace semanas y los doctores determinaron rápidamente que el cáncer no se había extendido", contó en su blog.

Publicidad

Una lección aprendida

Lejos de temer a la muerte, se enfrentó a él con optimismo, como se enfrentará a este nuevo bache: "Ha sido una buena prueba, porque siempre he dicho que no tengo miedo de morir. Y no lo tuve. Siento que he entrado a formar parte de una gran familia de millones de mujeres que han pasado por esto mismo. Y eso resulta muy interesante", relató.

Publicidad

No piensa dejar de dar guerra

Gracias siempre a la detección precoz, Jane seguramente supere sin problemas esta nueva prueba que le ha puesto la vida, como ya hizo en 2010: "Qué viaje va a ser todo esto. Puede que lo supere, o puede que no. No estaba asustaba. Espero no morir, pero no tengo miedo de hacerlo".

Aquel susto, sin embargo, sí puso en orden sus prioridades y estuvo mucho más agradecida a la vida por todo lo que tenía, sobre todo sus tres hijos, y es que a sus 80 años recién cumplidos, Jane no piensa dejar de dar guerra.