12 cosas que tu pelo dice sobre tu salud

El pelo es el reflejo vivo de todo lo que ocurre en tu cuerpo, si quieres un pelo bonito debes cuidar tu salud.

Lo más popular

Aunque mucho de lo que le pasa a nuestro pelo está determinado por factores genéticos, lo que comemos, la edad o el la estación del año en la que estemos afectan a nuestro cabello. El aspecto de nuestra melena también revela mucho sobre la salud de una mujer, así que hemos hablado con expertos en problemas capilares para saber qué podemos solucionar y qué debemos vigilar de nuestro cabello.

Publicidad

1. Se te cae el pelo

Esto puede ser señal de un montón de cosas. Una de las causas más comunes de la pérdida de cabello es no tomar suficiente hierro y por tanto, la posibilidad de padecer anemia. Como la mayoría del hierro que consumimos viene de la carne, la experta en nutrición Kelly LeVeque recomienda tomar multivitamínicos si eres vegetariana o si comes poca carne.

"Pero sin tener en cuenta la dieta, la causa más común de pérdida de cabello está relacionada con un desequilibrio hormonal debido a ovarios poliquísticos, hipotiroidismo, un embarazo o la menopausia", dice la experta. "Cambiar o dejar de tomar el anticonceptivo oral también puede provocar la caída del cabello". Y es que la pérdida de pelo puede ser síntoma de enfermedades tan dispares como una gripe a una diabetes. Por tanto, si notas que se te cae el pelo de forma exagerada, consulta al médico.

Lo más popular

2. Tus rizos están muy secos

El pelo seco puede significar muchas cosas. Para empezar, podría significar que vives en un lugar con temperaturas extremas (o que te pasas un poco con el uso de las planchas). Así que lo mejor que puedes hacer es hidratarlo todas las semanas, especialmente en invierno, o si practicas natación o te tiñes el pelo, según recomienda Eric Rosado, director creativo de Ted Gibson Salon. "Usar 6-8 gotas de aceites esenciales como el de geranio y romero es una de las mejores maneras de hidratar el pelo". Otro consejo de experto: evita cualquier producto que contenga alcohol en la lista de ingredientes y enciende un humidificador por las noches para hidratar tu pelo, sobre todo las que lo tienen rizado que son más propensas a padecer este problema. Pero al igual que la pérdida de pelo, la sequedad también puede ser un síntoma de cambios hormonales por la píldora, el embarazo, la menopausia o porque padeces de algún problema de tiroides.

3. Tu flequillo no crece

Seguramente signifique que no consumes suficientes proteínas. "Tu pelo está mayoritariamente compuesto de proteínas y, por tanto, las necesita para crecer", cuenta LeVeque. "Elige proteínas, vitaminas, minerales y ácidos grasos omega 3, ya que están contienen muchas proteínas y mejorarán el proceso del crecimiento de tu pelo. La yema de huevo, el marisco y la carne roja serán tus mejores aliados".

4. Tienes las puntas abiertas

Aunque unas puntas estropeadas pueden significar simplemente que es hora de ir a la peluquería, también pueden ser una señal de que tu pelo esté seco y deshidratado o alguna otra carencia. Además, ¿desenredas bien tu pelo? "Usa un cepillo de cerdas gruesas para desenredar el pelo empezando por las puntas y subiendo hacia la raíz", recomienda Rosado. Esto te ayudará a evitar las puntas abiertas.

5. Tu pelo está lacio

En la mayoría de los casos puedes culpar a tus padres, según dice Rosado. "La genética juega un papel importante en el crecimiento y la salud del pelo. Si tus padres lo tienen muy fino o poco, lo más probable es que el tuyo sea igual". Es importante no confundir el pelo fino con la poca cantidad. La gente que tiene el pelo fino tiene más pelo, porque cada raíz ocupa menos y pueden entrar más en el cuero cabelludo. Pero como cada pelo tiene su propia glándula sebácea, tu cuero cabelludo produce más grasa, dejando el pelo lacio. ¿La buena noticia? Hay productos para tratarlo y, si se usan correctamente, pueden conseguir que el pelo crezca más grueso, lo que te dará un plus de volumen sin necesidad de secar el pelo con esta intención. (Recuerda también que si la cantidad de pelo disminuye, puede ser señal de varios problemas de salud).

Publicidad

6. La textura de tu pelo está cambiando

Sentimos decírtelo, pero puede que solo te estés haciendo mayor. "Nuestro cuerpo cambia a lo largo de los años, y también lo hace nuestro pelo y su textura", nos informa Rosado. "El pelo cambia cada 7-10 años. La mayoría de mujeres empiezan a tener canas al inicio de los 30, menos cantidad a los 40 y los 50, dependiendo de cómo se hayan cuidado el pelo a lo largo de los años." Si estás sufriendo estos cambios, tómalo como un recordatorio para revisar otras condiciones propias del envejecimiento, como consultar con tu ginecólogo si debes hacerte una mamografía llegado el momento.

Lo más popular

7. El pelo de detrás de la cabeza se te rompe

¿El pelo de la parte trasera de la cabeza es un desastre? Puede que des demasiadas vueltas en la cama con una almohada que no te conviene. La rotura puede deberse a la fricción del pelo y una funda de algodón. Para arreglarlo, cambia la funda de tu almohada por una de seda, adecuada para el cabello.

8. Se te está aclarando el pelo sin haberlo teñido

La mayoría de las mujeres no se da cuenta de que el sol decolora y seca el pelo. "Deberías poner siempre productos que tengan protección solar", anima Rosado. Comer alimentos ricos en vitamina E también protege el pelo de los daños del sol. Además come frutos secos de manera moderada y ya estarás lista. Pero cuidado, muchas mujeres han experimentado este cambio durante el embarazo también.

9. Se está volviendo gris

Sí, puede que solamente te estés haciendo mayor. Pero, mientras la mayoría de expertos está de acuerdo en que las canas están influenciadas por la genética, otros piensan que también influye el estrés o una experiencia traumática. Algunos investigadores sugieren que la producción de las hormonas bajo el estrés bloquea la señal que le dice a los folículos que absorban melanina. La buena noticia es que mucha gente que ha sufrido canas cuando estaba en un momento de mucho estrés ha recobrado su color una vez ha vuelto a la normalidad.

10. El cuero cabelludo te pica

¿Te suena la seborrea? Es una sustancia formada por las glándulas de nuestro pelo. Básicamente, crea un acondicionador natural para la cabeza. Si tus niveles de seborrea son bajos, tu cuero cabelludo picará a menudo. Para prevenirlo, consume vegetales ricos en betacarotenos, como las zanahorias o la calabaza.

11. Tienes caspa

¡Sorpresa! No significa que tengas el cuero cabelludo seco. La caspa es producida por el crecimiento excesivo de hongos en un cuero cabelludo graso. "No lo hidrates demasiado y deja de lavarlo", nos propone LeVeque. "Invierte en una espuma anticaspa que retire el exceso de grasa después de practicar deporte o sudar". La vitamina B6 ayuda contra la caspa y la encontrarás en el hígado y en la yema de los huevos.

12. Tienes zonas escamadas en el cuero cabelludo

No lo confundas con caspa. Esas capas gruesas que se forman en tu cuero cabelludo suele ser psoriasis. Es la enfermedad autoinmune más habitual y suele producirse cuando la piel se acelera y manda señales para que la piel se renueve demasiado rápido. ¿Por qué vigilarlo? Más allá de los molestos picores, la psoriasis suele venir acompañada de otras enfermedades autoinmunes como la enfermedad de Crohn, el lupus o la artritis reumatoide.