4 acondicionadores caseros con los que conseguirás un pelo magnífico

Adiós enredos. Hola pelo maravilloso.

La cosmética natural está cada vez más de moda. Apostar por ingredientes naturales para sacar a relucir tu belleza es una manera económica y respetuosa con el medio ambiente de cuidarte. Por eso, y porque sabemos que te encanta mimar tu melena, te damos 4 recetas de acondicionadores DIY para que no vuelvas a saber qué es un enredo.

1. Aceite de coco y miel

El aceite de coco repara el pelo dañado aumentando la retención de queratina. Mientras que la miel hidrata el cabello seco y dañado, además de fortalecer los folículos pilosos.

Publicidad
  • Pon 4 cucharadas de aceite puro de coco y 2 cucharadas de miel en un tazón.
  • Calienta la mezcla introduciendo el tazón en una cacerola.
  • Aplícatela en el cuero cabelludo y en el pelo.
  • Ponte un gorro de ducha y deja reposar una media hora.
  • Aclara bien con agua.

Utiliza este remedio dos veces por semana para obtener mejores resultados.

2. Aguacate, vinagre de manzana y manteca de karité

Este acondicionador casero facilísimo de hacer hidrata y nutre el cabello. Apto para todo tipo de cabellos, acaba con el pelo encrespado dejándolo suave y liso.

  • Coge un aguacate maduro, 3 cucharadas de vinagre de manzana y 1/2 taza de manteca de karité.
  • Mezcla los ingredientes con la batidora.
  • Aplica el acondicionador en el cabello y en el cuero cabelludo y déjalo actuar durante 30 minutos.
  • Aclárate con agua fría.

Utiliza este acondicionador dos o tres veces al mes.

3. Menta y té

La menta y el té son ideales para nutrir el cabello graso. El té (tanto el negro como el verde) fortalece el cabello y acaba con el encrespamiento. Por su parte, la menta mantiene a raya las infecciones del cuero cabelludo.

Lo más popular
  • Coge un puñado de hojas de menta (lavadas y troceadas).
  • Añade las hojas a 2 tazas de agua y ponlas a hervir hasta que el agua se reduzca a la mitad.
  • Cuela la mezcla y deja que se enfríe.
  • Ahora calienta una taza de agua en una cacerola
  • Añade las hojas de té y pon a hervir la mezcla durante 5 minutos.
  • Cuela la mezcla y deja que se enfríe.
  • Mezcla el té y el agua de menta y aclárate el cabello a fondo con esta mezcla.

Hazlo dos veces a la semana para obtener mejores resultados.

4. Aceite de sésamo y aloe vera

El aceite de sésamo tiene propiedades anti-bacterianas y antifúngicas que combaten la caspa, el picor y las infecciones del cuero cabelludo. El gel de aloe vera alivia el cuero cabelludo y reduce la inflamación.

  • Todo lo que necesitas son 2 cucharadas de gel de aloe vera puro y 2 cucharadas de aceite de sésamo.
  • Añade a la mezcla 1 cucharada de aceite de oliva y una taza de yogur.
  • Mezcla bien hasta formar una pasta suave.
  • Aplica este acondicionador sobre el cabello húmedo y déjalo reposar durante una hora.
  • Aclárate con agua y luego utiliza un champú suave.

Utiliza este remedio dos veces por semana para obtener mejores resultados.

Vía: Cosmopolitan.in

More from Diez Minutos: