Conserva los hábitos saludables

Todos los cambios positivos que se realizan sobre nuestro bienestar serán saludables a la larga si se mantienen. Perder peso puede ser uno de ellos. Toma nota de nuestros consejos: cuidarse no es algo temporal; es algo que ha de mantenerse de por vida. Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.

Aprender y adquirir hábitos de vida buenos para la salud y el bienestar emocional es relativamente sencillo. Lo complicado es hacer que duren, conservarlos e integrarlos como algo normal en nuestro estilo de vida. Para perder peso o mantenerlo, aunar una alimentación saludable con la práctica del ejercicio de forma habitual son dos hechos inseparables. No se consigue nada si un factor se priva del otro. El éxito exterior empieza en el interior, se trata de un cambio de chip que se consigue con paciencia, atención y perseverancia.

Publicidad

 
Gustarse a uno mismo es una meta que todos nos proponemos, pero que no se alcanza siempre. Si eres realista respecto a tus ambiciones y tus esfuerzos, el éxito está asegurado: comienza poco a poco, con objetivos alcanzables, así te motivarás para seguir adelante. Creer que lo imposible es posible no dará resultado si no se ponen los medios apropiados al alcance de ese objetivo. La perfección ni existe ni es deseable. Con alcanzar un 80 por ciento de nuestros propósitos, ya tendremos un mérito importante.

More From Hábitos para una vida más saludable
8 articles
Autoestima y confianza: claves para adelgazar
Las dos claves para adelgazar
Comer fuera y no engordar es posible
Ejercicios para perder barriga
Practica mindfulness

Contra el estrés y las prisas, hay que conservar la calma, conectar con uno mismo, aprender de las necesidades y de las emociones. Lo contrario a esto será enemigo de las dietas, de los tratamientos adelgazantes y del adecuado ritmo vital. Recuerda que la primavera es la estación perfecta 
para retomar las buenas costumbres pero que has de conservarlas para todo el año.

En cuanto a la alimentación, la dieta mediterránea es lo suficientemente rica como 
para cubrir todas las necesidades nutritivas que tiene el organismo, saciar el hambre y evitar caer en el aburrimiento que pueden provocar los regímenes. Verduras, fruta, aceite de oliva, pescados y carnes a la plancha, tutelados por un sistema de control, contribuyen a mantener el peso sin perder la energía ni el humor.

La alimentación, de la mano del ejercicio físico, son las bases que te ayudan a conseguir tus objetivos. Ningún proceso de adelgazamiento funciona si no se acompaña de actividad física. Correr, ir al gimnasio... son las opciones ideales. Pero, a falta de tiempo, practica ejercicios en casa, no cojas el ascensor, ve caminando a los sitios y aprovecha el buen tiempo para ir a la piscina y caminar.

Con entulínea podrás conseguir tus objetivos.