Come hasta sentirte saciada (y adelgaza)

Lo que en principio puede parecer contradictorio es una solución efectiva para perder peso. Hay alimentos que te ayudan a calmar el hambre y a no caer en tentaciones. Toma nota y consigue tu figura ideal sin pasarlo mal y sin episodios de ansiedad.

More From Hábitos para una vida más saludable
8 articles
Autoestima y confianza: claves para adelgazar
Las dos claves para adelgazar
Comer fuera y no engordar es posible

A la hora de comenzar a cuidarte y modificar los hábitos para estar bien, sentirte mejor y verte más guapa, hay un miedo que atenaza: la posibilidad de pasar hambre, ansiedad o sufrir la sensación del estómago vacío. Tranquila. A continuación, te explicamos que no es necesario pasar ciertas dificultades para lograr la silueta que deseas gracias a los alimentos saciantes, aquellos que tienen baja densidad energética pero pocas calorías y que "llenan" gracias a su contenido en fibra y proteínas.

Publicidad

Verduras, legumbres, carnes y pescados magros, frutas... te ayudan a no sentir necesidad de comer durante más tiempo mientras estás en proceso de adelgazamiento y, además, son muy saludables, puesto que tienen bajo contenido en grasas saturadas y azúcares.

Estos alimentos permiten que te sientas más tiempo satisfecha con lo que has comido, y eso lleva a que tus ganas de picar disminuyan. Ingerir alimentos saludables y deliciosos no supone ningún esfuerzo, al contrario: es una forma de cuidarse disfrutando porque, en este grupo de alimentos saciantes, están incluidas delicias como la pasta –mejor si es integral y no está rellena–.

More From Hábitos para una vida más saludable
8 articles
Autoestima y confianza: claves para adelgazar
Las dos claves para adelgazar
Comer fuera y no engordar es posible
Ejercicios para perder barriga
Conserva los hábitos saludables

Como platos principales también puedes comer arroz, mijo, quinoa, verduras frescas y productos como el tofu y el seitán. Las carnes, magras, sin grasa ni piel: de buey, ternera, conejo... Reserva los cereales –como copos de avena y centeno– para el desayuno y permítete alguna ración de pan de centeno puro integral. No te olvides de tomar fruta fresca, verduras, huevos y algún lácteo (desnatado). Si, por ejemplo, vas a tomar un aperitivo, come jamón cocido sin grasa, queso de Burgos...

Como ves, los mejores alimentos son también los más ricos y los que más te sacian y, en el día a día, hay opciones estupendas que no se limitan sólo a las comidas principales, sino también a los desayunos, fuente principal de energía, y a los peligrosos tentempiés, que, bien preparados, son una equilibrada ayuda para perder peso.

Si eres de esas personas que, de vez en cuando, se dan un paseo a la nevera, llénala de los alimentos de los que acabamos de hablarte y ten preparados tentempiés ricos y sanos: boles de frutas cortadas, yogures desnatados, crudités, humus de garbanzos... Si vas a picar, hazlo bien y disfruta a la vez que te cuidas.

Entulínea y DIEZ MINUTOS te ayudan a lograr tus objetivos