"Strobing", una piel que resplandece

​Éste es el secreto de las modelos y las actrices para tener un rostro jugoso, saludable y, sobre todo, natural. Te explicamos cómo se realiza esta técnica.

Lo más popular

El "strobing" es el arte de iluminar el rostro buscando siempre un acabado jugoso y brillante. Estos toques de luz en zonas estratégicas se realizan con un maquillaje especial para este fin.

Para realizarlo adecuadamente, primero aplica una base fluida con el tono que más se aproxime a tu tipo de piel. Es a este maquillaje natural, al que tienes que sumarle los toques con un producto que contenga partículas iluminadoras y reflectantes. Así captarás toda la luz hacia tu rostro y resaltarás tus facciones.

Publicidad

Disimula imperfecciones

Además, la técnica del "strobing" se usa para dar más armonía al rostro y camuflar pequeños defectos.

Estrechar la nariz o reducir el caballete. Con el iluminador y una brocha, traza una línea sobre el centro del tabique nasal. Si tienes caballete, sobre el hueso prominente. Difumina con suaves toques.

Estiliza tu rostro aplicando iluminador en el centro de la frente, en la barbilla, en la nariz y en la parte alta de los pómulos, como hace Sienna Miller.

Lo más popular

Ensanchar facciones. Para las mujeres de rostro pequeño y fino, marca la mandíbula con un trazo longitudinal del producto desde el lóbulo de la oreja al final de la barbilla. Opta por una versión en polvo del cosmético.

Realza pómulos. Las caras redondas, con menos volumen en las mejillas, deben aplicar el producto en la parte superior del pómulo y en el lateral superior de las cejas. Después pon colorete en el centro de las mejillas.

Labios voluminosos. Presume de labios dando un toque de producto en el arco del labio superior.

Ojos más grandes. Maquilla el arco inferior de las cejas, el lagrimal y el centro del párpado.

3 USOS PARA UNA BROCHA

Prepara la piel

El maquillaje fluido queda muy natural si lo aplicas con una brocha suave que combine cerdas de pelo natural con artificial. Echa un poco de producto en el dorso de tu mano o en una paleta de mezclas. Toma una pequeña cantidad con la brocha y aplica de manera ascendente desde la base del cuello.

Reduce brillos con polvos

Un truco para matizar los brillos que produce el exceso de grasa en la piel es utilizar la brocha como una borla. Pasa la brocha por los polvos compactos y prénsala con dos dedos. Presiona en la parte alta de la frente, bajo los ojos, para camuflar ojeras, y en la barbilla.

Ilumina

Una vez aplicada la base y los polvos compactos para matificar los brillos, llega el turno de iluminar las zonas del rostro y cuello que queremos potenciar. Si llevas escote, con la misma brocha, pasa delicadamente por la paleta de iluminadores y marca la clavícula. Nuestra modelo, Lorena, tiene la piel cetrina, por lo que se opta por un iluminador rosado. También aplica en frente, bajo el arco de la ceja y sobre el labio superior.