¿Qué puedes hacer por tu cara en media hora?

Porque lucir una piel perfecta lleva menos tiempo del que crees, vamos a darte la lista de "tareas imprescindibles" para que presumas de rostro limpio, sano y cuidado. Tranquila... ¡no te llevarán más de 30 minutos!


¡Fuera pereza! A la hora de cuidarte, el tiempo no puede ser una excusa. Y, a partir de ahora, menos que nunca. Porque vamos a contarte qué tienes que hacer para regalarle a la piel de tu rostro los mimos que necesita para estar sana, luminosa, hidratada y con un aspecto joven y jugoso sin que ninguno requiera más de media hora. ¿No te lo crees? Pues sigue leyendo.

Cocinar

Sí, lo que comemos se "deja ver" en el aspecto de nuestra piel. Y para presumir de rostro luminoso y saludable tenemos que alimentarnos bien. En casa, olvídate de cenar "cualquier cosa"; preparar un pescado con verduras te llevará diez minutos y, mientras está en el horno, puedes hacer mil cosas. Para el trabajo, llévate tu tupper con verduras, legumbres, cereales... ¿Has pensado cuánto tiempo te lleva saltear unos champiñones y una ración de pollo? No más de quince minutos. Incluir alimentos fermentados, grasas buenas, probióticos, proteínas vegetales y frutas y verduras –ricas en antioxidantes, que neutralizan los radicales libres y protegen la piel de los rayos UVA– en nuestra dieta es saludable tanto para nuestro organismo como para nuestra piel, que estará radiante. Por ejemplo, el pescado azul aporta omega 3, que protege frente a la sensibilización atópica; las legumbres, cereales y frutas ayudan a la formación de colágeno; la vitamina C –que encuentras en frutas y verduras como pimientos y brócoli– aumenta la elasticidad... ¿No te parecen motivos suficientes para dedicar media hora al día a cocinar?

Publicidad

Beber agua

La hidratación es clave para la salud y el buen funcionamiento del organismo, de ahí que los expertos recomienden la ingesta de un litro y medio de agua al día. Además, una buena hidratación aporta muchos beneficios estéticos, ya que ayuda a eliminar las toxinas –que hacen que la piel parezca opaca– y aporta luminosidad, tersura y suavidad, retrasando la aparición de arrugas. Beber agua –unos ocho vasos al día– mientras trabajas o lees no te llevará tiempo ni te supondrá esfuerzo. Adopta esta sana costumbre como rutina. 

Publicidad

Meditar

¿Sabías que diez minutos de meditación al día proporcionan relajación y belleza a ti y a tu piel? El estrés, la ansiedad... también afectan a nuestra piel y la dañan. La meditación es muy eficaz para aprender a controlar las emociones y los pensamientos y para saber valorar las situaciones complicadas con mayor perspectiva. Meditar te ayuda a estar en calma, lo que se traduce en una piel más luminosa, e insufla aire fresco a tus células, lo que ayuda a eliminar toxinas y disminuye la aparición de líneas de expresión. Para meditar, sólo  necesitas centrarte en tu respiración: inspira fuerte y concentra tu atención en cómo el cuerpo reacciona con cada inspiración y espiración durante tres minutos. Con el paso de los días, interiorizarás el proceso y te notarás en paz y calma. Una buena forma de empezar a meditar es concentrar tu atención en un único objeto y mantener la mirada sobre él hasta que se pierda en la nada. 

Publicidad

Limpiar tu rostro

Sabes que la pereza no puede ser la excusa para meterte en la cama sin haberte limpiado la cara; puesto que la limpieza es esencial para la salud y belleza de la piel. Dispones de una gran variedad de productos con los que realizar cómodamente esta tarea en tan solo unos minutos y con buenos resultados, de toallitas a cremas, según tus necesidades y preferencias. Recuerda que, aunque no te maquilles, la piel del rostro está expuesta a la acción nociva de agentes externos contaminantes: el viento, el frío, el sol, el humo... que la dañan e impiden su regeneración celeular. Por este motivo, te maquilles o no, limpiarla cada noche y cada mañana y dejarla libre de impurezas debe formar parte de tu rutina de belleza  si quieres tener una piel bonita y luminosa. 

Publicidad

Usar mascarillas

Y tan importante es la limpieza del rostro que, de vez en cuando, hay que darle un plus: una mascarilla detoxificante que limpie la piel en profundidad y la deje libre de impurezas, suave e hidratada en tan solo media hora.  


Publicidad

Apostar por un producto efectivo

Si quieres conseguir una piel hidratada y limpia de verdad, libre de impurezas, recurre a una mascarilla realmente efectiva. La mascarilla negra detoxificante de Babaria, con  extracto de pepino y carbón vegetal, elimina cualquier tipo de suciedad y deja la piel suave. Es muy fácil de usar: se aplica sobre la cara (evitando ojos y boca) y se deja actuar media hora. Tras retirarla y lavar la cara con agua caliente, comprobarás que tu rostro está radiante.