Para tu boda... ¿velo o mantilla?

El complemento perfecto de cualquier novia sin duda es el velo o la mantilla... ¿Ya tienes claro qué vas a llevar? Para que te vayas decidiendo, te contamos algunos consejos para lucirlos.

Las modas son cíclicas y tras pasar unos años en el que el velo o la mantilla lo lucían muy pocas novias, hemos vuelto a las bodas más tradicionales en el que estos dos accesorios se han convertido en imprescindibles para las novias.

No hay una regla para elegir el velo o la mantilla, más bien depende del estilo del traje de la novia. El velo es más sutil y la mantilla tiene un aire romántico y exquisito. Te contamos algunas curiosidades sobre ellos.

Publicidad

El velo, que debe ser acorde con el modelo del traje, el escote, el peinado, suele estar elaborado con telas ligeras y transparentes tipo tul. El tradicional debe ser largo y sencillo; el modelo catedral, uno de los preferidos por la nobleza, debe ser unos 20 centímetros más largo que la cola del traje de novia. Si vas a seguir el protocolo, la novia debe salir de casa con el velo puesto cubriendo su rostro, retirarlo al final de la ceremonia y quitarlo al llegar a la fiesta.

Lo más popular

La mantilla es de origen español confeccionada artesanalmente con encaje de organza, blonda o chantilly. Resulta perfecta para lucir con vestidos románticos, con aire vintage, creando un look elegante, sofisticado y natural a la vez. 

Al contrario que el velo, la mantilla suele ser una herencia familiar que además de en la boda algunas mujeres también la llevan para ir a misa en Semana Santa.

¿Quieres ver dos ejemplos de princesas con velo o mantilla? Mientras que la jovial princesa Kate Middleton optó por un velo muy tradicional, Victoria de Suecia se decantó por una preciosa mantilla. Si quieres conocer más claves para lucir el velo o la mantilla y ver más propuestas entra en Bodamás.