Fabiola Martínez: "Quiero envejecer con Bertín en el campo"

Desde vestidos vaporosos hasta jeans pasando por la prenda estrella de la temporada, el mono, la venezolana deslumbra con cada estilismo. Además, nos cuenta los secretos de su familia.

Fabiola Martínez pronto se trasladará a Sevilla con su familia y, aunque siga trabajando, va a descansar. Está entusiasmada con la grabación su nuevo programa de Telemadrid, 'Toda una vida', donde homenajea a matrimonios que llevan una vida juntos. Además, está muy satisfecha de cómo va la Fundación Bertín Osborne, que tanto sudor le ha costado consolidar.

Publicidad

"Uno de mis complejos es mi voz, que es de pito y bajita"

¿Vas a acompañar a Bertín en su gira de teatro y de conciertos?
Cuando pueda iré, porque hay ciudades que nos divierte visitar los dos juntos. De todas formas, cuando no está él, aprovecho para hacer cosas, porque si no, lo pasaría fatal. Hago cosas que no hago cuando está él: mover muebles, porque él no me deja; salir con mis amigas...

¿Te subirías a un escenario con él?
¡Actriz! Me muero de vergüenza. Uno de mis complejos es mi voz, que es de pito y bajita.

¿Cómo va el programa de Telemadrid?
Ya hemos grabado el piloto, se estrena el 23 de junio, si funciona, haremos más. Es un programa que tiene de todo: risas y momentos muy emotivos.

¿Te encantaría envejecer al lado de Bertín, como los protagonistas del programa?
Me encantaría, aunque uno no sabe lo que va a pasar en el futuro. Yo sé que envejeceremos en el campo.

¿Crees que Bertín puede dejar de trabajar?
Sí. El trabajo de Bertín es un poco la costumbre de estar siempre ahí. Es también una necesidad, porque él ha montado una vida que no es fácil de mantener económicamente.

Fabiola lleva vestido de Alba Conde, zapatos de Zara, collar de Pedro del Hierro y pendientes de Mango.

"La gente me empieza a reconocer por la calle"

¿Cómo llevas lo de ser la mujer de uno de los hombres más famosos y, además, con éxito?
A mí, Bertín me encanta. Yo nunca lo he visto como artista o presentador. Es mi hombre. Últimamente, como todo el mundo habla del programa y yo he tenido alguna aparición, la gente me empieza a reconocer por la calle.

¿Te molesta?
Algunas veces, cuando voy a mi aire, me siento observada.

¿Cómo habéis llevado el cambio de cadena?
Es un poco desconcertante. Todo fue muy rápido. La entrada ha sido discreta para no levantar revuelo. No nos ha dado tiempo a celebrarlo.

¿A quién te gustaría invitar a tu casa?
A Lilian Tintori –la mujer del opositor venezolano Leopoldo López– porque es ahora cuando se la está viendo, pero lleva muchos años luchando. Ahora empezamos a ver el fruto de toda su lucha. Es muy duro lo que está viviendo. Es una mujer muy valiente.

¿Qué crees que pasará en Venezuela?
Prefiero hablar de lo que me gustaría que pasara. Es muy complicado. No va a ser un final fácil. Allí tiene todo el mundo un trozo del pastel menos el pueblo y nadie quiere soltarlo.

La venezolana luce vestido amarillo y zuecos de Pedro del Hierro, collar de Cortefiel y pulsera de Myadn.

Publicidad

"Yo conocí una Venezuela que me encantaría que mis hijos pudieran ver"

¿Tu familia está aquí o allí?
Mis padres están aquí conmigo, pero en Venezuela están mis hermanos y mi primos. De hecho, tengo una primita que está muy malita y la cosa pinta muy mal.

Dices que te gustaría envejecer en el campo, ¿y pasar temporadas en Venezuela?
Yo conocí una Venezuela que me encantaría que mis hijos pudieran ver.

¿Te esperabas el éxito que estás teniendo con la Fundación Bertín Osborne?
Nunca me imaginé que iba a conseguir esta estabilidad. Estamos tratando muchos campos, como la asesoría legal a las familias con niños con problemas.

¿Qué te dicen esos padres?
Desde que saben que no están solos, a que pueden proteger a sus hijos para el futuro.

¿Hay muchos obstáculos de la Administración Pública?
El problema es que en cada Comunidad Autónoma es diferente. Por ejemplo, para una silla de ruedas que llega a costar 6.000 euros, en algunos lugares hay ayudas y en otros no.

La mujer de Bertín lleva un vestido de Pedro del Hierro y americana y zapatos de Zara.

"Me 
preocupa el futuro de Kike, porque siempre va a necesitar a alguien"

¿Cómo está Kike?
Muy bien. Avanza muy despacito a nivel motor, pero a nivel cognitivo y de lenguaje ha avanzado mucho.

¿Te da pena que tus hijos crezcan?
Me da mucho miedo, pero pienso en el día a día. Me 
preocupa el futuro de Kike, porque siempre va a necesitar a alguien.

¿Cómo llevan ellos que su casa se convierta en un plató de televisión?
No quiero darle importancia. Carlos no presume de sus padres delante de nosotros.

¿Carlos seguirá los pasos de su padre?
Lleva en la sangre lo de ser artista. Bertín se pone de los nervios, porque le encanta el baile clásico. Y canta muy bien y le gusta tocar el piano.

Fabiola luce un pantalón vaquero con pata de elefante de Escada, blusa de Cortefiel, zapatos de Zara, cinturón de Mascaró y pulseras de piel de Plata de Palo.

Publicidad

"Lo de casarnos de nuevo cada vez está más cerca"

¿Llevarías a tu hijo a un programa de talentos?
No, porque no es lo mismo no ser hijo de artista, que sí te valoran por tu talento, que ser hijo de artista, porque eso resta al principio. Yo prefiero que tenga un plan B y que estudie.

¿Cómo va lo de casaros de nuevo?
Cada vez está más cerca, porque hay muchas posibilidades de que las cosas cambien. Antes teníamos que vender una finca para comprar otra. Ahora, parece que no.

¿Ya has pensado en el vestido de novia?
El otro día pensé que igual llevo pantalón.

Fabiola luce un mono con escote asimétrico de Escada y collar, pulsera y pendientes de Mango.

Mi belleza al descubierto

Voy a la peluquería cada... 
Cada quince días por las canas.
En mi bolso siempre llevo... 
Un brillo de labios.
En mi cuarto de baño siempre hay... 
Parece el baúl de la Piquer. Hay de todo y luego me cuesta utilizarlo.
Mi perfume favorito... 
Acqua Di Gio, pero confieso que juego con otros.
Mi producto de belleza ideal... 
Olay Regenerist con SPF 30, porque me salen muchas manchas con el sol.
Antes de ir a la cama... 
Lavarme la cara e hidratarla.
En maquillarme tardo... 
Diez minutos.
Cirugía estética... 
Estoy a favor. Yo me operé la nariz, porque la tenía muy fea.

Publicidad

En privado

Fabiola se portó como una auténtica profesional en la sesión, que tuvo que ser por la tarde porque por las mañanas tiene que ir a rehabilitación por su reciente operación de rodilla. "Me fastidié la rodilla moviendo muebles, pero prefiero decir que fue esquiando. Queda más glamuroso", bromeó.