image
Getty Images

Desde la llegada del otoño hemos vuelto a incorporar las buenas costumbres a nuestra rutina diaria, a hacer algo de deporte, a vigilar la piel y el cabello (que necesitaban un extra de hidratación y nutrición tras la época estival), y a cuidar nuestra alimentación, que seguramente relajamos un poquito durante las vacaciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Efectivamente, la alimentación es probablemente una de las cosas que más descuidamos en verano. Demasiado tiempo fuera de casa, planes improvisados, comidas para llevar a la playa o al campo, barbacoas al aire libre, fiestas, reuniones familiares y con amigos... Como consecuencia, es normal que hayamos cogido algún kilito y que ahora tengamos digestiones más difíciles y peor tránsito intestinal.

Con el fin de mejorar todo eso, y bien entrados ya en el otoño, os dejo una serie de consejos estupendos para recuperar los buenos hábitos: alimentos, consejos, recetas… y el uso de complementos como los de Roha, cuando sea necesario.

¡Llenad vuestra nevera de colores!

¿Sabéis que el color de los alimentos nos da una pista de lo que nos aportan? Los de color rojo, como el tomate o pimiento rojo, son ricos en licopeno, un potente caroteinoide que les confiere ese color. Los alimentos de color naranja y amarillo, como la zanahoria y la calabaza, ricos en betacaroteno (pro vitamina A) contienen también vitamina C (un gran antioxidante, ayuda en la síntesis del colágeno y la absorción de hierro, y para la piel). Los blancos, como el ajo y la cebolla, con alicina y niacina, además de vitaminas y minerales, son auténticas ayudas para el sistema inmunitario. Los alimentos de color morado contienen antocianinas, como la remolacha y los arándanos. Los alimentos verdes, como el brócoli y el pepino, aportan potasio, ácido fólico y fibra, son depurativos. Y los marrones y negros, como el café y el salvado, pueden ser estimulantes o ricos en fibra (y entonces ayudan al tránsito intestinal).

Jochen Tack
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sabiendo todo esto, ¿por qué íbamos a privarnos de alguno? Llenad la cesta de la compra con frutas y verduras de temporada, que son las que están en su mejor momento: manzanas, peras, kiwis, granadas, calabazas, setas, zanahorias, berenjenas... Si hay muchos alimentos que no estáis acostumbrados a consumir, no hace falta que tratéis de incorporarlos todos a la vez, probad a incluir uno o dos nuevos cada semana y a descubrir poco a poco nuevos sabores y todo un mundo de posibilidades en la cocina.

Harrison Eastwood

Aseguraos de consumir fibra en todas las comidas

Existen dos tipos de fibra, la insoluble y la soluble. La mayoría de los alimentos ricos en fibra contienen de los dos tipos. La insoluble es aquella que no se disuelve en el agua, lo que hace es absorberla aumentando su volumen. La fibra soluble es aquella que se disuelve en el agua, formando una sustancia de textura gelatinosa. La primera nos ayuda a limpiar el organismo favoreciendo el tránsito intestinal. La segunda sacia el apetito y ayuda a reducir el colesterol y el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer.

Dorling Kindersley: Rob Streeter

Por tanto, debemos incluir en nuestra alimentación alimentos ricos en fibra como los cereales integrales, el salvado de trigo y el salvado de avena, legumbres, frutos secos, semillas, frutas, hortalizas y verduras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Contad con un gran aliado

También, podemos incluir en nuestra dieta algún producto con ingredientes de origen natural que nos ayude a mejorar el tránsito intestinal y favorecer las digestiones.

Roha-max es un complemento que es una mezcla de plantas y súper alimentos. Hay diferentes formatos: el clásico, Roha-max chía& ispágula con un alto contenido en fibra, y Roha-max con cúrcuma&anís, ideales para el bienestar digestivo.

Tomad suficiente agua

¡Es fundamental hidratarse bien! Procurad beber agua aunque no tengáis sed, ya que la sed no deja de ser un mecanismo de nuestro cuerpo para avisarnos de que comenzamos a deshidratarnos. Yo siempre empiezo el día bebiendo un gran vaso de agua y luego, a lo largo de la jornada, cada vez que voy al baño bebo otro buen vaso ¡para reponer! Ja, ja, ja. Así bebo suficiente agua y repartida durante todo el día. Es un truco que funciona muy bien. Además, procuro tener una botella de agua en la mesa de trabajo y otra en la mesilla de noche, y cuando me doy cuenta de que están ahí, bebo un poco.

Burke/Triolo Productions

Estar suficientemente hidratados es fundamental para la mejora del tránsito intestinal. Ya veréis como si empezáis a beber más agua, ¡notaréis el cambio!

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Una receta riquísima

Por último, os dejo una receta que hago todos los otoños, mi Crema de hortalizas. Necesitamos: 1 coliflor pequeña, 1⁄4 de col lisa o repollo liso, la parte blanca de 2 puerros, 3 zanahorias grandes, 1 litro de leche desnatada, 1 vaso de caldo de pollo, aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta.

Para hacerla, troceamos la col, la coliflor, los puerros y las zanahorias y lo ponemos todo en una olla junto con la leche a fuego fuerte. Cuando empiece a hervir, bajamos el fuego y dejamos cocer durante unos 20 minutos, hasta que las verduras estén tiernas. Apartamos del fuego, añadimos el caldo de pollo y trituramos con la batidora. Si deseamos que quede un poco más líquida, añadimos un poco más de caldo de pollo. Probamos, rectificamos de sal y pimienta al gusto y servimos caliente poniendo por encima un hilo de aceite de oliva virgen extra y un poco de pimienta negra recién molida. Es ligera, está llena de nutrientes y de fibra y es... ¡súper rica!

CreatiVegan.net

¡Pues ya tenemos tarea! Vamos a poner en práctica todos estos consejos para vernos mejor por fuera y estar también mucho mejor por dentro. ¡Feliz otoño!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo de vida