Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Las mejores recetas con queso

Mozarella, Burgos, Villalón... son ideales para preparar exquisitas recetas, ensaladas, purés, sopas o deliciosos postres. El queso fresco seguro que te termina conquistando, además tiene muchas vitaminas y muy pocas calorías. Un placer muy recomendable para toda la familia.

Mozarella, Burgos, Villalón... son ideales para preparar exquisitas recetas, ensaladas, purés, sopas o deliciosos postres. El queso fresco seguro que te termina conquistando, además tiene muchas vitaminas y muy pocas calorías. Un placer muy recomendable para toda la familia.

1 de 6
Tierna tentación

El queso fresco es un alimento ligero y muy apetecible.

Tiene un alto contenido en vitamina A, B y D que ayudan a mantener unos tejidos corporales en perfectas condiciones. Además, posee un alto aporte de calcio, magnesio, fósforo y sodio, importantes para llevar a cabo las principales funciones vitales.

Si necesitas una dieta hipocalórica elígelo de oveja o cabra por ser menos graso, además contiene ácido linoléico conjugado  (CLA), que ayuda a reducir la grasa que hay en nuestro organismo. También es ideal para los deportistas por su alto contenido en proteínas.

¿Necesitas algo más para que te conquiste? ¿Una forma deliciosa de tomarlo y presentarlo? Te traemos no una sino varias formas de hacerlo para conquistar a los paladares más exquisitos.

 

 

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Una delicia a cualquier hora

Una forma muy sencilla de preparar el queso de Burgos es cortarlo en cuadrados, con una mezcla de pimientas molidas y un chorro de aceite de oliva virgen. ¡Delicioso!

Pero hay muchas más formas de prepararlo, te damos una sencilla receta:

Milhojas de salmón

Cortar el queso en rodajas y aliñar con eneldo, pimienta y aceite de oliva.

Para montar el plato colocar una rodaja de queso y encima una loncha de salmón, ir alternando sucesivamente el queso con el salmón. Terminar el plato decorando la milhoja con un chorrito de reducción de módena por encima.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Mozzarella, natural o fundido

El queso Mozzarella es un producto procedente de Italia, principal ingrediente de las pizzas, y también muy indicado en ensaladas.

Hay muchas formas de preparar una ensalada con queso mozarella. Aquí os traemos una receta muy original.

Mozzarella con rúcula y miel

Cortar la mozzarella, colocar encima de una cama de rúcula y aliñar con una vinagreta de miel, aceite de oliva, sal y unas gotas de vinagre.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
El queso griego más conocido

El queso Feta es de origen griego, elaborado con leche de oveja, cabra y vaca, con un sabor contundente y salado. Se utiliza principalmente en ensaladas.

La receta que os presentamos es muy sencilla pero deliciosa: disponer taquitos de queso fetta, añadir aceitunas negras cortadas en láminas y tomates cherry. Terminar aliñando con hojas frescas de albahaca, sal y aceite de oliva virgen.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Con dulce o salado

El queso Villalón es procedente de Villalón de Campos (Valladolid). Se realiza con mezcla de leche de oveja y vaca o sólo vaca y su sabor es ligeramente salado.

Solo, con membrillo y nueces o con anchoas resulta delicioso pero también es ideal para añadir en ensaladas o comerlo con láminas de ajo fresco, pimienta, romero y eneldo. ¡Tú decides!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
El mejor maridaje

Hay otros muchos más quesos frescos como los siguientes:

Quark: es un queso fresco de origen alemán, algo ácido, que se puede tomar untado en pan.

Ricotta: de sabor muy suave y que se elabora con leche de vaca u oveja. Se utiliza mucho en los postres.

Requesón: también se emplea principalmente en postres. Se hace con leche de cabra o vaca y tiene un sabor muy lácteo.

Cotagge: es parecido al queso de vaca fresco. Muy extendido en América, está elaborado con leches desnatadas, lo que le hace un alimento muy ligero.

Mascarpone: procedente de Italia, este queso es dulce al principio, pero con notas ácidas al final. Su uso primordial es en postres como en el delicioso Tiramisú

Y para todos ellos el mejor vino para acompañarlo es el rosado y espumoso Lambrusco, que marida perfectamente gracias a su ligero dulzor.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo