Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

El vermut, algo más que una bebida

No hay mejor plan que disfrutar antes de la comida de la hora del vermut, el mejor aperitivo que puedes acompañar de alguna conserva, fruto seco o deliciosas aceitunas... Te contamos la manera más original de tomarlo.

No hay mejor plan que disfrutar antes de la comida de la hora del vermut, el mejor aperitivo que puedes acompañar de alguna conserva, fruto seco o deliciosas aceitunas... Te contamos la manera más original de tomarlo.

1 de 4
Blanco o rojo

Quedar para tomar el vermut es casi un ritual en el que compartimos un aperitivo deliciosamente acompañado.

Esta bebida roja o blanca, dulce o seca, dependiendo del origen de cada vermut, es un vino macerado en hierbas aromatizándolas para crear un elegante y apetecible cóctel o aperitivo.

Se cree que su origen viene de la época de Hipócrates en el año 460 a.C, que puso a macerar en vino flores de ajenjo y desde entonces tomar esta deliciosa bebida se ha convertido para muchos en todo un hábito.

Te damos algunas propuestas para tomar este delicioso aperitivo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 4
Bien acompañado

Lo más típico es acompañar el vermut de alguna conserva, como unas sardinillas, berberechos, mejillones o también unos frutos secos, sin olvidarnos de las imprescindibles aceitunas.

¿Quieres saber cómo puedes sorprender con esta delicia? En el vídeo bajo estas líneas te lo cuentan con todo detalle.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 4
Aceituras rellenas de vermut

El vermut puedes disfrutarlo de una manera tradicional o hacerlo de una manera más original y creativa acompañado de unas aceitunas gigantes rellenas de vermut.

Pon un vaso de vermut en un cazo con dos cucharadas soperas de azúcar y déjalo reducir para que espese. Cuando tenga una textura un poco más consistente, apártalo del fuego, introdúcelo en un biberón y déjalo enfriar. Una vez frío rellena unas aceitunas gordas sin hueso. ¡Un aperitivo delicioso!

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 4
Más opciones

Las aceitunas son tan buena opción para acompañar el vermut que puedes dejar volar tu imaginación y aliñarlas a tu gusto. Hierbas aromáticas con un picadillo de zanahoria, cebolleta y trocitos de queso con un chorrito de aceite de oliva también resultan deliciosas.

Lo mejor es que las aceitunas no engordan tanto como se dice, sólo tienen en torno a 150 kcal por cada 100 gramos. ¡No te resistas y tómalas sin remordimientos!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo