Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Cómo ayudarles a gestionar las emociones

Enseñar a nuestros hijos a tolerar las frustraciones es clave para el desarrollo emocional y para su interacción con el entorno.

Ayuda a tus hijos a controlar las emociones
Getty Images

Entre los 3 y los 6 años se produce el desarrollo emocional en los niños y niñas. A esa edad adquieren las habilidades para identificar las emociones básicas (alegría, tristeza, enfado, miedo…) y para gestionarlas. Gracias a estas habilidades, nuestros hijos se socializan. Además, los modelos materno y paterno ejercen un especial protagonismo, ya que somos sus referentes para ayudarles a interactuar con su entorno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La psicóloga María Díaz, de Blua, Sanitas, subraya: “Es desde pequeños cuando aprendemos a manejar y a tolerar la frustración y depende en gran medida de cómo permitan los padres que esta emoción aflore. Si frenamos la insatisfacción, cediendo en lo que nos piden y dándoles lo que quieren para evitarles el mal trago, estaremos haciendo de esta emoción adaptativa un recurso recurrente y sin gestión para nuestros peques”.

Consejos del experto: distinguir deseos vs necesidades

Getty Images

Como explica la psicóloga María Díaz, “las emociones que van unidas a la frustración son la ira y el enfado”. Si no se gestionan bien, pueden conducir a una vulnerabilidad en la etapa adolescente. ¿Qué hacer en caso de baja tolerancia a la frustración? Según la experta, “primero, analizar si es una cuestión de poner límites más claros; y segundo, ayudar al niño a diferenciar entre deseos y necesidades. Debemos hacerle entender que no siempre se puede tener lo que se quiere cuando se desea. Si me pide algo, no dárselo inmediatamente, sino cuando yo pueda o, como adulto, considere oportuno”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Claves para enseñar a tolerar la frustración: los límites les ayudan

Getty Images

Los expertos inciden en la importancia de establecer límites claros en la educación de los niños, acentuando los valores positivos. En ocasiones el “no” es necesario, aunque les frustre. No ceder ante las rabietas. Y enseñarles a gestionar y aceptar la frustración. Esto les ayudará a madurar y a ser más autónomos para afrontar la vida adulta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ocio