Madruga y aprovecha tu día a tope

Levantarse temprano reporta beneficios físicos y emocionales. Diversos estudios demuestran que las personas que madrugan se sienten más felices y más satisfechas con su vida.

image
Getty Images

Levantarse por la mañana temprano puede reportarnos beneficios. Un estudio de la Universidad de Toronto (Canadá) refiere que las personas que madrugan son más felices y sienten mayor satisfacción en sus vidas. ¿Por qué? Al levantarte pronto favoreces la sincronización de tus ritmos biológicos con la luz del sol y con los ciclos
de la naturaleza. Te sentirás más activa, más optimista y con más energía. ¡Te olvidarás de las prisas y del estrés! Puedes dar un paseo con tu mascota, hacer un poco de actividad física o desayunar con más calma. Apunta dos claves para madrugar:

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Acostarte más temprano. Deja tu móvil, tablet o TV fuera del dormitorio. Trata de dormir 7 horas. El sueño reparador es garantía de un buen descanso.

Hacer un desayuno completo: fruta, un lácteo y cereales o rebanada de pan.

Cómo distinguirlos: ¿cuál es tu cronotipo?

Getty Images

Teniendo en cuenta el ritmo circadiano (los ciclos sueño y vigilia) de cada persona, se establecen tres cronotipos: los que se despiertan y desayunan temprano, que están más activos por la mañana y alcanzan su máxima productividad a mediodía, corresponden al cronotipo conocido como 'alondra'. El 25% de la población se identifica con este tipo. Los que se sienten más activos por la tarde o noche, tanto para actividades físico-deportivas como intelectuales (estudiar o trabajar), son los llamados cronotipo 'búho' (en torno al 25%). Por último, los que se encuentran en un punto intermedio son denominados cronotipo 'colibrí' (en torno al 50%).

Déficit de sueño: ¿qué es el 'jet lag' social?

Getty Images

Algunas personas trasnochadoras tienden a sufrir un trastorno conocido como 'jet lag social', que se produce cuando el reloj biológico no está en sincronía con los horarios impuestos por la rutina diaria del trabajo. Los signos son cansancio, sueño y fatiga.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud