Las pieles sensibles, las más expuestas a padecer lesiones cutáneas

La exposición al sol, los cambios de temperatura, la sudoración y el exceso de humedad son agentes externos que pueden causar irritación en la piel. Para calmarla y aliviar la zona, primero limpia con agua fresca y jabón y aplica una crema regeneradora. Tu piel te lo agradecerá

image
Getty Images

Una irritación en la piel se define como una inflamación con distintas reacciones como picor, enrojecimiento y dolor. En verano, los agentes externos como el calor, el exceso de exposición solar y la sudoración pueden provocar irritación, sobre todo en el caso de pieles sensibles.

Causas de irritaciones en la piel

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por exposición continuada al sol. Una quemadura leve por exposición solar produce un enrojecimiento en la zona. Primero, limpiar con agua fresca y después aplicar una crema regeneradora especial para pieles sensibles.

Puedes prevenir la irritación de la piel tomando un complemento alimenticio con las vitaminas adecuadas, como la vitamina E y el Betacaroteno. Las cápsulas ActiveComplex Caroteno+E son una fuente poderosa de protección que ayuda a las pieles sensibles a obtener un bronceado más rápido. Además, los antioxidantes protegen la piel neutralizando los daños de los radicales libres producidos por la exposición al sol.

Rozaduras por calzado. Otras lesiones muy frecuentes en verano son las rozaduras causadas por el calzado. Las altas temperaturas favorecen la hinchazón en los pies y también la sudoración. Estos dos factores causan rozaduras. En este caso, debemos evitar el uso del calzado que provoca la lesión; limpiar la zona y emplear una crema calmante que ayude a restaurar la barrera cutánea.

Por practicar deporte. La práctica continuada de algunos deportes, como el voley playa, running o triatlón, también pueden ocasionar rozaduras en la piel, debido a la sudoración, el sol y el roce con la arena de la playa…

Las zonas más sensibles son axilas, ingles y pecho. Para evitar irritaciones, es aconsejable el uso de crema protectora e hidratante, no sólo el día del entrenamiento, sino también en los días previos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Después de la sesión deportiva, extrema la higiene; seca muy bien la piel, retira la humedad de las zonas sensibles con mimo y sin frotar. Completa el cuidado con cremas emolientes, con alta capacidad reparadora, calmante e hidratante.

Antes y después de la depilación: piernas perfectas

Getty Images

Es importante preparar la piel antes de la sesión de depilación. Con un guante de crin y con una crema exfoliante elimina las células muertas de la piel, ya que de esta manera conseguirás mejores resultados en la depilación. Tras la sesión, ya sea cera o tratamiento dermatológico de láser, enjuaga y limpia la zona con agua fría, que te ayudará a cerrar los poros. Aplica una crema calmante, que contribuya a restaurar la piel sensible e irritada.

Cuidados del pañal: la piel del bebé es cinco veces más fina

Getty Images

La piel de los bebés es cinco veces más delgada que la de un adulto. La capa que recubre la epidermis es más fina, tiene un Ph menos ácido y una capacidad de regeneración más reducida. Todo ello produce una mayor pérdida de agua a través de la epidermis y una mayor dificultad en la regulación térmica. La zona más sensible a la irritación es la del pañal, ingles y pliegues. Es conveniente mantener esta zona libre de humedad y aplicar productos específicos que favorezcan la protección y regeneración.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud