Actívate en verano

Con los años, los músculos del cuerpo se fatigan más rápido. El magnesio te ayudará a reducir el cansancio y recuperar la vitalidad. ¡Siéntete llena de energía!

Consejos para mitigar el cansancio: dos personas mayores hacen senderismo
Agencias

A partir de los 50, la musculatura del cuerpo se fatiga con más rapidez y como consecuencia podemos tener menos vitalidad. Para recuperar la energía y sentirte activa, te ayudará complementar tu dieta con un suplemento de magnesio. Se trata de un mineral necesario para las construcción de las proteínas en el interior de las células, que contribuye al mantenimiento de la vitalidad y a la reducción del cansancio y la fatiga. El magnesio se conoce como un micronutriente esencial, como las proteínas o los hidratos de carbono. Es importante consumirlos a través de nuestra alimentación, ya que nuestro cuerpo no puede fabricarlos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Por qué sentimos cansancio?

Agencias

La dieta mediterránea aporta esos micronutrientes básicos, pero a veces la ingesta de magnesio podría ser inferior a lo recomendable. En estos casos, sería aconsejable reforzar este mineral a través de un suplemento.

Además, entre las múltiples causas del cansancio asociadas a la edad están nuestros músculos: si se debilitan, también se debilita el cuerpo. A partir de los 40 años, empezamos a perder masa muscular y fuerza, lo que afecta a nuestra capacidad funcional.

Otros factores comunes que pueden causar cansancio son: somnolencia, trastornos del sueño, preocupaciones que pueden afectar al sueño reparador; desequilibrios hormonales (menopausia); déficit de hierro (mineral necesario para la formación de glóbulos rojos); y la carencia de vitaminas del grupo B (B2 y B12).

Agencias

Introduce frutos y semillas en tu dieta

1. Incluye en la dieta diaria alimentos con magnesio: frutos secos, como almendras, avellanas, piñones, semillas y cereales integrales (ya que en los procesos de refinamiento de los cereales el contenido de magnesio se reduce al hallarse en el salvado o el germen).

2. Vegetales, como verduras de hoja verde (espinacas, acelgas, canónigos, rúcula).

3. Leche, lácteos, huevos y carne magra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud