Cómo mantener una correcta higiene bucodental

La caries y la enfermedad de las encías afecta al 90% de la población mundial, según la OMS. ¿Cómo podemos cuidar de nuestra boca en verano?

La sensibilidad dental es muy frecuente, sobre todo cuando comemos alimentos fríos, como un helado.
Getty Images

En vacaciones, romper con nuestras rutinas, en ocasiones, nos lleva a relajarnos con algunos hábitos, como la limpieza dental. Un día de viaje, una excursión, una jornada en la playa… A veces olvidamos los tres cepillados (después de cada comida) diarios. De hecho, las enfermedades bucodentales suelen aumentar tras el período vacacional, ya que uno de cada tres españoles reconoce que se olvida de su higiene bucal cuando está fuera de casa y además afirma no usar productos de higiene interdental. Según los expertos de Sunstar Gum (sunstar.com), esto implica que siete de cada diez españoles padezca infecciones de las encías, sobre todo, en la estación estival.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo podemos mantener una correcta limpieza bucodental? El Dr. Iván Malagón, experto en Ortodoncia y Ortopedia (ivanmalagonclinic.com), subraya que el cepillado antes de dormir es el más importante: "Durante la noche, los ácidos que dañan los dientes se forman más fácilmente, porque segregamos menos saliva y el hecho de tener la boca cerrada crea las condiciones favorables para que las bacterias proliferen".

Getty Images

Deportes acuáticos. Cuidado con el cloro

Los aficionados a deportes acuáticos, como la natación, exponen sus dientes a agua tratada con cloro y otras sustancias químicas. Como consecuencia, se les acumula el sarro o placa dental con más frecuencia de lo habitual. Según el Dr. Malagón, "las proteínas salivales se descomponen rápidamente en contacto con el pH del agua de la piscina y forman depósitos orgánicos en los dientes, de color marrón, conocidos como el sarro de los nadadores".

Getty Images

Hidratación. El agua, vital para los dientes

El calor puede provocar deshidratación, por eso tenemos esa sensación constante de sed. Según el experto, "si la boca se deshidrata es más propensa a infectarse e inflamarse porque segrega menos saliva, provocando la sensación de boca seca". El Dr. Malagón aconseja: "Beber más agua que de costumbre en esta época, ya que la saliva es esencial en la defensa frente a la caries, diluye y elimina los azúcares, mantiene constante el pH de la boca y aporta el calcio y fosfato necesarios para remineralizar el esmalte".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud