Presume de pies sanos en verano

¡Olvídate de las rozaduras y las ampollas! Te damos las claves para que presumas este verano de pies sanos e hidratados sin renunciar a tus zapatos favoritos.

Pies sanos, bonitos e hidratados belleza
Agencias

Las altas temperaturas de la estación veraniega pueden causar hinchazón de pies, lo que provoca rozaduras y demás afecciones. Los expertos recomiendan usar calzado fabricado con materiales naturales y flexibles; que si estrenamos unos zapatos evitemos largas caminatas el primer día de uso; y que siempre que podamos, usemos pinkies o calcetines. Pese a todo, los problemas en los pies (callos, ampollas o rozaduras) son muy habituales en verano. Los callos son capas de piel muerta, engrosadas y endurecidas, que suelen localizarse en el talón, al lado del dedo gordo y sobre los juanetes. Existen dos tipos de callos: duros (dolorosos, aparecen en la zona superior del pie) y blandos (suelen aparecer entre los dedos, debido al uso de tacones o por un zapato demasiado ajustado). Para prevenir esta afección, opta por un calzado adecuado en función de la actividad que vayas a hacer.

También es fundamental que mantengas los pies hidratados: aplica una crema hidratante por la noche para que actúe mientras duermes. Lo ideal es una crema formulada con urea, ya que ayuda a la recuperación y renovación de los tejidos. Prueba a darte un baño de pies. ¡Es muy relajante! Prepara agua tibia y sal. En unos minutos la zona afectada se ablandará. Después pasa una piedra pómez o una lima específica. No dudes en visitar al podólogo.

Evita el contagio de verrugas en las zonas de agua

Las piscinas o instalaciones deportivas donde se acumule agua en el suelo son zonas de frecuente contagio de verrugas en los pies, cuyos síntomas son escozor o picor. Para prevenir el contagio y la propagación, es recomendable el uso de chanclas y evitar compartir calzado. Para tratar verrugas, existen tratamientos con fórmulas a base de ácidos salicílicos, que eliminan el tejido de la verruga tras varias aplicaciones. En caso de verrugas de alto grado, es conveniente consultar al podólogo.

Agencias

Cómo prevenir las ampollas

Hacer caminatas, trekking, o practicar cualquier actividad que implique esfuerzo intenso en los pies, puede provocar fricción. Para evitar irritaciones, es recomendable siempre el uso de calcetines, que disminuyen la fricción entre pies y zapatos o botas. Lo ideal es que los calcetines sean de algodón o materiales específicos que absorban la humedad y el sudor.

Las ampollas son más frecuentes en pieles gruesas y poco flexibles. Durante la práctica deportiva, aplica vaselina en los puntos de fricción o utiliza un apósito para ampollas Salvelox.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud