El lipedema: qué es y cómo tratarlo

Esta enfermedad, que afecta al 16% de las mujeres, se caracteriza por la sensación de piernas cansadas y el aumento progresivo de su grosor.

Las piernas cansadas son un síntoma del lipedema
Getty Images

El lipedema es una enfermedad inflamatoria crónica y progresiva, de origen genético y hormonal. Afecta al tejido graso subcutáneo, especialmente los adipocitos (células grasas). Tiene una mayor prevalencia en las mujeres y rara vez afecta a los hombres. Suele producir sensación de piernas cargadas e hinchadas al finalizar el día, un problema que aumenta con el calor y con la menstruación. Con el paso de los años, las piernas pueden incrementar su grosor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por lo general, el lipedema comienza en la pubertad y se va desarrollando gradualmente. Con frecuencia, la mujer afectada tiene antecedentes familiares de la misma enfermedad (el 30% de los casos).

Getty Images

¿Dónde se localiza?

En muslos, la zona por debajo de la rodilla y el tobillo. Se trata de una enfermedad poco diagnosticada. Gran parte de las veces es confundida con el linfedema. ¿Cómo distinguirlos? El lipedema se diferencia del linfedema en que afecta a las dos piernas, mientras que el linfedema rara vez afectará a ambas piernas. Además, el linfedema puede desarrollarse después de someterse a cirugías que afectan a los ganglios linfáticos (cirugías de mama y ovarios); y afecta al 2% de la población, frente al lipedema, que tiene una prevalencia ocho veces mayor.

Getty Images

Posible tratamiento: La lipomesoplastia

El lipedema avanzado presenta un aspecto deteriorado conocido como “piel de naranja”, con bultos y depresiones en los muslos y gran pérdida de definición en las rodillas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿En qué consiste la lipomesoplastia? Se trata de un tratamiento no quirúrgico cuya función es estimular de forma localizada el metabolismo de las células de grasa. Mediante micropunturas o inyecciones de medicación homeopática, se desencadenan reacciones de estimulación metabólica y circulatoria.

Los resultados se ven entre uno y tres meses: notable pérdida de peso y de volumen localizado, visible y eficaz reducción de la celulitis y rejuvenecimiento de la piel.

Getty Images

Una dieta rica en verduras y proteínas

Con frecuencia se ve una relación entre el lipedema y algunas patologías relacionadas con el gluten, como la enfermedad celíaca (1,5% de la población) o la sensibilidad al gluten (16% de la población), así como otras intolerancias. Además, una dieta inadecuada puede producir cambios en la microbiota intestinal. Se recomienda una dieta rica en verduras, huevos, pescado y aves; una fruta al día y la restricción de hidratos de carbono. También es buena idea acompañar esta dieta con pequeños ejercicios que puedes hacer en casa y que te pueden aliviar las molestias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud