Claves para que tu dieta no se resienta en Navidad

Las comidas y las cenas navideñas se suceden en este mes, pero puedes disfrutar al tiempo que cuidas tu dieta.

El mes de diciembre comienza con comidas y cenas marcadas en el calendario: compromisos familiares, laborales, sociales… Serán varias semanas de eventos gastronómicos. Los excesos de embutidos, grasas, sal y azúcar nos pasarán factura en enero. El objetivo es llevar una dieta lo más equilibrada y variada posible; y si nos excedemos una noche, mantener al día siguiente una comida ligera y depurativa (a base de un caldo casero, una sopa de verduras o una ensalada de pollo, por ejemplo).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Hay algunas recomendaciones que podemos seguir:

Contra los excesos, la moderación. Evita raciones extra grandes; si hay muchos platos, trata de probar de todo un poco.

Si diseñas un menú, en los entrantes opta por ensaladas frescas o tartar de atún con aguacate; o consomé. Reduce el consumo de embutidos y patés.

Mejor pescado (dorada, lubina) o aves (pavo, pularda, pollo) que carnes rojas, ya que son más calóricas. Vigila la cocción: preferiblemente al horno, en vez de frita. Para guarnición, escoge verduras al vapor o al horno.

Los postres en Navidad son un básico. Sin embargo, una brocheta de piña, mango y cítricos es una buena y ligera alternativa.

Getty

De 4 a 6 vasos de agua al día

•Lo mejor para beber es el agua. La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), en su nueva “Guía de la Alimentación Saludable” y según la Pirámide de la Hidratación saludable, recomienda entre 4 y 6 vasos al día.

•En las celebraciones, es importante la moderación y el consumo responsable de las bebidas alcohólicas (por ejemplo, intentar no superar las dos copas de vino).

•Otra recomendación es tomar una infusión de plantas para aliviar las molestias típicas de las digestiones pesadas.

Getty
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Actividad física contra los excesos calóricos

Activar nuestro organismo y evitar el sedentarismo nos ayudará a contrarrestar los excesos calóricos de los banquetes navideños. Una buena manera de empezar el día es ponerse las zapatillas y hacer un poco de actividad física, ya sea marcha, carrera o simplemente pasear. La bicicleta también es una rutina aconsejable. Además, desde el punto de vista emocional y psicológico, el deporte ayuda a mejorar el estrés, la ansiedad, la autoestima y el humor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud