Las chanclas y los cuidados del pie

Nos encantan y las usamos para todo. Sin embargo, los podólogos recuerdan que el pie no va sujeto y que es un calzado para ir a la playa y a la piscina.

chanclas cuidados del pie
Getty Images

Las chanclas son ideales para ir a la playa, la piscina, para zonas de agua (duchas, lavapiés), pero no es un calzado diseñado para caminar largas distancias. Este tipo de calzado no ofrece la sujeción necesaria ni para el pie ni para el tobillo ni para los dedos. Los podólogos aseguran que los pies sufren especialmente en verano por el calor, la exposición al sol y por las frecuentes rozaduras y ampollas.

Desde el Colegio Oficial de Podología de la Comunidad de Madrid (COPOMA), recomiendan evitar el abuso de las chanclas, así como zapatos que no sujeten bien el pie, ya que su uso excesivo y continuado puede traer consigo problemas, en tobillos y rodillas como consecuencia de la falta de sujeción; aparición de los llamados “dedos en garra”, pues al tratarse de un calzado de lo más inestable, solemos tender a ejercer toda la fuerza de sujeción con el dedo gordo del pie; y alteración de la pisada.

chanclas cuidados del pie
Getty Images

Otro de los inconvenientes es que las chanclas no amortiguan de forma conveniente el impacto del pie contra el suelo, sobre todo si es duro (cemento) o irregular (rocoso o con piedras).

En cuanto a la exposición solar, el pie es una de las partes del cuerpo más olvidada. Con las chanclas va completamente descubierto, por eso debemos aplicarnos protección en los dedos y el empeine.

Las chanclas, protección frente a los hongos

Es aconsejable usar siempre chanclas de goma en zonas donde se acumula el agua y se queda estancada. En suelos húmedos debemos evitar ir con los pies descalzos, con el fin de prevenir contagios por hongos o por papilomas. Con frecuencia los hongos proliferan en zonas con humedad como piscinas, bordillos, vestuarios y demás instalaciones, como duchas y lavapiés en la playa.

Cuidado con conducir con chanclas

chanclas cuidados del pie
Getty Images

Y qué ocurre si usamos las chanclas para conducir un coche? Según Race.es, no está expresamente prohibido en la legislación, pero por el riesgo para la conducción, podría ser motivo de sanción.

El tipo de calzado es clave para conducir, ya que de éste depende el tiempo que tardemos en pisar el freno. En este caso, las chanclas pueden limitar nuestra libertad de movimientos al volante o provocar una distracción. Lo aconsejable es llevar un calzado que sujete bien el pie y que no resbale en el pedal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud