Las caídas de los mayores

Una de cada tres personas que haya cumplido 65 años se cae al menos una vez al año.

image

Una de cada tres personas que haya cumplido 65 años se cae al menos una vez al año.

1 de 3
Las caídas de los mayores

Las caídas son ya la tercera causa de ingreso hospitalario de las personas mayores de 65 años. Una de cada tres personas que haya cumplido esa edad se cae al menos una vez al año. Las razones se deben a las condiciones de la propia persona, como el desequilibrio, los posibles problemas de la vista, o dolencias en los pies, pero también por culpa del entorno, al salvar escalones, encontrarse y tropezar con alfombras con los picos levantados, o el estorbo de cables que también pueden hacerles caer.

Empeoramiento general
Y al impacto emocional se unen las consecuencias físicas del golpe. La situación refleja que un tercio de las personas que se caen se rompen algún hueso o sufren una contusión fuerte. A eso se suma el hecho de que la inmovilidad imprescindible para su recuperación hace que el paciente empeore sensiblemente su situación general. Al ser así, los que estaban mal nutridos se desnutren aún más y los que tenían demencias ven cómo se les agudiza el cuadro. Por todo ello, la prevención juega una baza fundamental.

Los datos
Según la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria, el 32% de los mayores de 70 años ha sufrido alguna caída (en España más de millón y medio). La mayoría de las caídas son por la mañana y en casa. Por si fuera poco, los mayores son consumidores de cuatro o más fármacos al día, que aumenta el riesgo de caerse (sobre todo, si se trata de antihipertensivos, antidepresivos o ansiolíticos).

Muchos ancianos consideran este percance como un accidente habitual. En la mayoría de ocasiones está solo cuando se cae. Y un detalle curioso: el 49,6% de los que se caen se levantan de forma inmediata; el 36,5% tarda menos de diez minutos; casi un 10% entre 10 y 60 minutos y un 4,5% entre 1 y 6 horas. Más de la tercera parte, necesitó ayuda para poder incorporarse.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 3
Las caídas de los mayores

En la tercera parte de las caídas en las personas mayores se produce una fractura o alguna lesión más o menos grave. Y los especialistas consideran que, además de la atención física, debe darse también cuidado psicológico porque cada vez es más frecuente el síndrome post-caída.

Esta situación se caracteriza por un miedo exagerado a sufrir un nuevo tropezón lo que limita de manera importante su actividad física y su calidad de vida. De hecho, un buen porcentaje de personas mayores temen moverse, temen nuevas caídas dentro o fuera de casa y no se atreven ni a salir, ni a caminar sino es con la ayuda –muchas veces innecesaria– de alguien de su entorno.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 3
Las caídas de los mayores

A los 65 años, todos, en mayor o menor grado sufrimos osteoporosis –pérdida de masa ósea–, con lo que el hueso se hace más frágil. Es el momento de prevenir fracturas con precauciones muy sencillas:

-Control de la vista y el oído. Y que haya siempre buena iluminación.

-Las caídas en las escaleras se producen, sobre todo, cuando se bajan. Procure que haya barandillas y si las hay, cójase a ellas.

-El primer escalón y el último deben estar visiblemente marcados.

-Fijar las alfombras con dispositivos antideslizantes.

-Quitar los cordones eléctricos o el cable del teléfono de las zonas de paso.

-Los utensilios de cocina de uso cotidiano deben estar en lugares de fácil acceso para evitar inclinarse innecesariamente.

-Instale barras de sujeción en las paredes del baño a lo largo de la bañera.

-Levántese lentamente de la cama. Si lo hace de forma brusca puede producir un descenso de la presión y caerse.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud