Un momentazo en tres mensajes

Me llega un mensaje al móvil a las seis de la tarde: 'vestido en georgette de seda blanco bordado en hilo y cristal negro'. Así, sin más. Ya estaba echado el anzuelo. La persona responsable de prensa de Felipe Varela me conoce muy bien, sabe que así ya me tiene en el bote. Necesito ver [...]

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Me llega un mensaje al móvil a las seis de la tarde: 'vestido en georgette de seda blanco bordado en hilo y cristal negro'. Así, sin más. Ya estaba echado el anzuelo. La persona responsable de prensa de Felipe Varela me conoce muy bien, sabe que así ya me tiene en el bote. Necesito ver más, tener más detalles. Pues ahí tienes más...

Segundo mensaje de la tarde... cuando ya ha sido amor a primera vista: 'está bordado en cristal de Swarovski, de inspiración china, lleva los símbolos de la longevidad y las garzas chinas'. ¡Toma ya!

La verdad que el estilo oriental se ve a primera vista en la parte superior del traje, ya que lleva el cuello Mao tan fácil de distinguir.

Y ya por último, me entra uno más: 'La cintura va bordada con cristales de Swarovski de dos milímetros de diámetro, bordados a mano uno a uno. Están bordados sobre el vestido'.

Con el 'look' de hoy nos quedan dos cosas claras:

1/ Oviedo es el 'momentazo' del año para la Reina.

2/ Felipe Varela sólo hay uno.

Cuando la Reina se viste en el Hotel Reconquista para salir hacia la gala de entrega de los Premios Princesa de Asturias en el Teatro Campoamor, sabe que es el momento más importante del año, siempre hablando de estilismos e imagen (tendrá momentos y labores en su agenda mucho más importantes). Lo mismo que el Rey tiene su momentazo en el discurso de Navidad, ella lo tiene sobre la alfombra azul de la capital asturiana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y cuando digo que Varela no hay más que uno, puede que muchos me digáis, menos mal... pero en su defensa diré que nadie como él sabe hacer que doña Letizia brille en los Premios Princesa de Asturias. Hoy se tiene que apuntar un 12 más 1 (el número de veces que la ha vestido para estos galardones) espectacular. El vestido de hoy, es una obra de arte.

Parece que la Reina ha abandonado los vestidos lápiz por 'New look' inventado por Dior en los años 50. A mi me gusta mucho más, la verdad. Como ya hiciera en 2012 y 2015, la Reina ha apostado por el 'black&white'.

La Reina ha calzado unos salones de charol de Magrit y una cartera de raso de Felipe Varela.

Como joyas esperaba un poco más, pero bueno. Ha elegido los pendientes de De Grisogono, elaborados en diamantes pavé negros, repitiendo en el mismo lugar pero 365 días después. En su muñeca izquierda lucía la pulsera de Cartier inspirada en las columnas griegas y realizada en oro blanco y diamantes.

Os diré que si me chifla el vestido, no me gusta el peinado. ¿Por qué se tapa media cara? no entiendo el sentido.

Aunque la elaboración por detrás si era bonita. Me ha gustado el tono natural del maquillaje.

Muero por saber que opináis sobre el traje de hoy ¿momentazo o no? también podéis opinar en mis redes sociales, Twitter o Instagram @uxiablancourgoiti

Publicidad - Sigue leyendo debajo