Triste y solo se queda Varela

Vaya doble sorpresa me he llevado hoy. Esta mañana, en el Congreso de los Diputados, hemos tenido dos grandes olvidados. El primero, el Rey Don Juan Carlos, ausente en este 40 aniversario de las primeras elecciones libres, cuando él fue uno de los protagonistas. Dicen que no ha ido por no quitarle protagonismo a su [...]

Vaya doble sorpresa me he llevado hoy. Esta mañana, en el Congreso de los Diputados, hemos tenido dos grandes olvidados. El primero, el Rey Don Juan Carlos, ausente en este 40 aniversario de las primeras elecciones libres, cuando él fue uno de los protagonistas. Dicen que no ha ido por no quitarle protagonismo a su hijo. Gran error. El Rey Felipe VI siempre será protagonista vaya donde vaya y no creo que sea un hombre al que le importe compartir algo de atención con su padre, al que debe tanto.

Pero hoy hemos tenido otro gran ausente: Felipe Varela. Aunque no en persona, claro, sino en uno de sus diseños. Esto sí que no me lo esperaba, la verdad. La Reina siempre había recurrido al modisto madrileño para los grandes momentos, y el de esta mañana, era uno de esos. Sin embargo, la Reina ha elegido a la familia Puig para vestirse, otra vez, de rojo.

Doña Letizia ha vestido un precioso traje rojo de Carolina Herrera. Se trata de una pieza de esta temporada, primavera-verano 2017, realizada en pique y encaje rojo intercalado. El corte lady años 40 es uno de los que más favorece a la Reina y con el que más cómodo se siente. Es elegante y sencillo, pero a la vez deja claro quién es la mujer más importante de toda la foto. ¡la Reina!.

En los pies la esposa de Felipe VI ha lucido unos salones de Prada en tono nude tostado de charol. Me 'flipan' esos salones, sencillos y elegantes, con un tacón altísimo que le hacen una pierna infinita.

En la mano una cartera roja de seda, que es lo menos me gusta de todo el 'outfit', ya que me resulta cursi y además pega poco con el vestido de piqué y encaje, dos tejidos mucho más sencillos, mientras que el del bolso es para una noche de gala.

Otra de las sorpresas de la mañana ha sido una pulsera. Sí, sí, sí os lo prometo. La Reina ha lucido algo más que pendientes. Es una pulsera que lleva siglos en su joyero y que como Princesa se puso en muchas ocasiones. Es de diamantes y rubíes. Los pendientes iban a juego también.

Aunque abusa mucho de los recogidos, lo cierto es que el de hoy era precioso y le pegaba mucho con el 'look'. Se trataba de un moño bajo en el que terminaban varias trenzas. Le quedaba muy bien. Lo que no entiendo es porqué se le ven las horquillas y ganchos que sujetan los mechones, que además, al ser de distinto color que el cabello de doña Letizia, destacan bastante.

¿Qué os parece? ¿os ha gustado? ¿os ha sorprendido que no haya lucido un Varela? ¿que opináis de la ausencia de don Juan Carlos?

Publicidad - Sigue leyendo debajo