Alegrías de una noche de verano

Ahora sí. Está si que os digo que es la última aparición de la Reina antes de irse de vacaciones a algún lugar del mundo. No sé si se irá lejos o cerca, pero mi apuesta es que no a muchos kilómetros de distancia, ya que el Rey tiene despacho en Zarzuela y no puede [...]

Ahora sí. Está si que os digo que es la última aparición de la Reina antes de irse de vacaciones a algún lugar del mundo. No sé si se irá lejos o cerca, pero mi apuesta es que no a muchos kilómetros de distancia, ya que el Rey tiene despacho en Zarzuela y no puede poner tierra por medio.

Y ayer doña Letizia nos guardaba una alegría, una sorpresa para poner el broche final a la temporada. Los Reyes y doña Sofía hacían la recepción las autoridades de las Illes Balears y a una representación de la sociedad balear en el Palacio de la Almudaina.

La esposa de Felipe VI estrenó "look", pero no era un "outfit" cualquiera. La Reina eligió un vestido del diseñador Juan Vidal, firma nueva en su armario. Es de la colección de primavera-verano. Muy bonito, muy sencillo, muy apropiado...

Está realizado en seda natural estampado con motivos asiáticos con corte a la cintura y falda llevada al vuelo. Es un corte que a la Reina le queda muy bien, lo hemos hablado muchos veces, porque le da un poco de volumen. En los pies, unas sandalias doradas de Magrit, que se parecen mucho a muchas que tiene, pero que sin embargo, creo que son nuevas, ¿no?

En la mano el bolso de Malababa que lució el otro día en los premios a las mujeres emprendedoras.

También eran nuevos los pendientes, de labradoritas, agata en color frambuesa y citrino de la firma Coolook. Preciosos y parecía estar hechos a juego con los tonos del vestido. ¡Me gusta esta firma!

Y así despedimos el curso, salvo que me lleve alguna sorpresa que también puede ser, pero que lo dudo. Ya no veremos a la Reina hasta principios de curso. Pero seguir pasando por aquí, que yo sí que me quedo. ¿Que os parece?

Publicidad - Sigue leyendo debajo