Frío debió de pasar

Ayer por la noche la Reina se dio una vuelta. Bueno, seamos profesionales, era trabajo, pero era algo divertido y entretenido. Doña Letizia presidió por segunda año consecutivo el segundo concurso de monólogos científicos Famelab. En esta ocación tuvo lugar en un local del centro de Madrid, en la plaza de Callao. Los coches oficiales [...]

Ayer por la noche la Reina se dio una vuelta. Bueno, seamos profesionales, era trabajo, pero era algo divertido y entretenido. Doña Letizia presidió por segunda año consecutivo el segundo concurso de monólogos científicos Famelab. En esta ocación tuvo lugar en un local del centro de Madrid, en la plaza de Callao. Los coches oficiales no la dejaron en la puerta, ella quiso caminar un poco, y la gente pudo ver a la Reina andando tranquilamente por la capital.

Eso sí, os digo que frío debió pasar. La esposa de Felipe VI eligió un conjunto de Nina Ricci en azul petroleo (se está haciendo fan de este color, cosa que no me extraña, a mí también me encanta). El top, sin mangas y con efecto drapeado-arrugado, que no es mi estilo pero que reconozco que es bonito y elegante. La falda, a juego, tenía una amplia abertura que la hacía muy sexy y que estaba bien pensada porque no se ve nada, pero le da un toque moderno.

Fue la noche de estreno también para los complementos. Los pendientes son de la línea de bisutería de Mango, 12,90 euros y me gusta cuando se deja la melena suelta y rizada. Parece más joven.

En los pies, los salones de charol de Magrit.

Sin duda la estrella del "look" ha sido el clutch caja que eligió. No tengo ni idea de la marca, me recuerda a unos que sacó Uterqüe hace un par de temporadas, pero no lo he encontrado. Lo dejó en vuestras manos. Es una preciosidad.

¿Qué os parece? ¿os gusta? ¿alguién sabe de quién es el bolso? ¿Os gusta este color?

Publicidad - Sigue leyendo debajo