Infiel al calzado español

El miércoles fueron los premios Luis Carandell de Periodismo, un acto que está entre mis favoritos del año por el escenario donde se celebran, el Senado. Este año los premios me han regalado, además, una sorpresa. Cuando vi cómo iba Letizia no me lo podía creer, me dejó alucinada: ¡llevaba unas sandalias de Miu Miu! [...]

El miércoles fueron los premios Luis Carandell de Periodismo, un acto que está entre mis favoritos del año por el escenario donde se celebran, el Senado. Este año los premios me han regalado, además, una sorpresa. Cuando vi cómo iba Letizia no me lo podía creer, me dejó alucinada: ¡llevaba unas sandalias de Miu Miu!

Letizia se ha cansado de decirnos que sólo calza zapato español, pero de eso nada. Yo ya tenía mis sospechas, pero hasta que desde la casa italiana no me lo han confirmado, no he querido contároslo. Esas preciosidades que lleva son Miu Miu.

La semana pasada ya os comenté que había llevado unas sandalias preciosas verdes de CH Carolina Herrera, pero que puede que se hubiera dado esa licencia porque a Carolina Herrera la había comprado una empresa española, Puig, hace años... pero no, esa teoría mía se quedó este miércoles en la alfombra roja del Senado, porque ya os digo yo que Miu Miu no se fabrica en Elda, Alicante, la ciudad por excelencia de los zapatos.

De vestido, eligió uno blanco, de lana fría, estilo Chanel y con bolsillos falsos a los lados. Muy bonito, y de cerca, como lo vi yo, le favorece mucho. Pero el traje no es de Felipe Varela, no es de Hugo Boss, no es de Mango, no es de Uterqüe, no es de Adolfo Domínguez, no es de... vamos que no sé de quién es. Pero sigo buscando. ¿De quién os parece que puede ser?

El vestido no es nuevo. La primera y creo que única vez que se lo he visto fue en la base naval de Marín, en Pontevedra, en julio de 2010, en una entrega de despachos a los nuevos oficiales. Aquella vez sí que se puso zapatos de Magrit, un par que no se quitó en todo ese verano.

Lo que me encanta de este verano de la Princesa son las carteras de mano que se ha comprado. La del miércoles, de Uterqüe, era bien bonita. No se puede ver en la foto porque cuando posó para los compis le dio la vuelta, pero luego dentro la pude ver bien y tenía forma de sobre con los laterales de metal, ¡preciosa!

Como joyas Letizia sólo llevó unos pendientes de perlas rosas muy originales.

La verdad es que me gustó cómo iba en conjunto: iba guapa, apropiada y elegante. En el café, que se toma en la maravillosa biblioteca del Senado, tanto el Príncipe como ella estuvieron charlando animadamente con todo el mundo y, aunque no soltaron prenda de su destino de vacaciones (Mallorca lo consideran trabajo), estuvieron súper amables con todos.

¿Qué os parece el vestido?, ¿qué opináis de que las sandalias sean de una firma italiana?

Publicidad - Sigue leyendo debajo