La infanta Elena y Victoria Federica, las únicas en acompañar al Rey en su primer día de competición

La hermana de Felipe VI y su hija no han querido perderse el primer día de competición en Palma de Mallorca.

Infanta Elena regatas mallorca
GCH

La familia Real vive uno de sus veranos más difíciles. Como si no fuera suficiente ya con la polémica del ingreso de Iñaki Urdangarin en prisión, ahora las últimas informaciones sobre el Rey Juan Carlos han hecho tambalear la monarquía española. Sin embargo, la vida en Mallorca sigue su curso. Felipe VI y la reina Letizia han hecho el tradicional posado veraniego con sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, aunque este año ha sido en La Almudaina y no en el palacio de Marivent. Del mismo modo, la competición de regatas también ha comenzado con normalidad, y el monarca ha participado en este primer día.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Aunque ni su mujer ni sus hijas se han dejado ver, la infanta Elena no se ha querido perder el debut de su hermano a bordo del Aifos. Acompañada por su hija, Victoria Federica, ambas han animado al Rey, convirtiéndose en sus fans número uno. Además, como es costumbre, Elena ha llevado su cámara de fotos para inmortalizar cada momento desde la embarcación desde la que han seguido la regata.

GCH

Felipe VI no podría haber empezado con mejor pie este primer día de competición ya que ha quedado en segundo lugar. Un puesto que también le gustaría conseguir a su hermana mayor, que el martes 31 saldrá a bordo del Titia, que compite en la clase 6 Metros Clásicos, la misma en la que el rey Juan Carlos iba a participar en el Bribón. Sin embargo, el rey emérito no viajará este año a Palma de Mallorca por prescripción médica ya que "no debe realizar actividades físicas intensas debido a la reagudización, por sobrecarga de apoyo, de una antigua lesión en la articulación cubitocarpiana derecha".

GCH
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Durante la época estival, la reina Sofía aprovechaba para reunir a todos sus nietos en la isla balear. Una tradición que se ha ido perdiendo con el paso de los años y también de las polémicas que han rodeado a la familia real, sobre todo por el caso Nóos, en el que se vieron implicados la infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarin, en la cárcel tras la condena del Tribunal Supremo.

Además, el rifirrafe entre la reina emérita y la reina Letizia durante la misa de Pascua tampoco ha ayudado a normalizar la situación dentro de la familia. Una polémica más que puso en evidencia la mala relación entre ambas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo