Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Urdangarín: cumple 48 y aparenta 58

Este 15 de enero es el cumpleaños del marido de la infanta Cristina, un fecha en la que no tiene nada que celebrar. En pleno proceso por el que se enfrenta a 19 años de cárcel, su imagen nada tiene que ver con la de hace cinco años. Los años le caen encima y aparenta más edad de la que tiene.

Este 15 de enero es el cumpleaños del marido de la infanta Cristina, un fecha en la que no tiene nada que celebrar. En pleno proceso por el que se enfrenta a 19 años de cárcel, su imagen nada tiene que ver con la de hace cinco años. Los años le caen encima y aparenta más edad de la que tiene.

1 de 17
Más sereno

Han pasado poco más de cuatro años desde ese fatídico 7 de noviembre de 2011 cuando el fiscal anticorrupción de Baleares ordenó el registro de las oficinas del Instituto Nóos en Barcelona y comenzaba la pesadilla para Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina.

Este 15 de enero el exdeportista cumple 48 años sin nada que celebrar. En pleno proceso judicial, se enfrenta a 19 años de cárcel. Su rostro y su mirada reflejan el momento de angustia, aunque en estos años le ha dado tiempo a pasar por distintos estados psicológicos y ahora, al parecer, tiene asimilado que acabará en la cárcel. Refleja por tanto más serenidad e incluso mejor aspecto que antes. Hasta se comentaba que podría haberse teñido algunas cañas. Lo que sí se aprecian son unas profundas ojeras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 17
El abatimiento

En esta imagen del pasado verano, se aprecia como la seriedad y el abatimiento se ha apoderado de Iñaki. Arropado por su madre y su mujer, su mirada parece perdida y triste.

La situación es difícil y él es consciente de ello. De hecho, ha tenido que recibir tratamiento psicológico para poder salir adelante. En esa época, aún no había asimilado la situación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 17
Triste en cualquier lugar

Esté donde esté, el exduque de Palma no puede evitar la tristezay el decaimiento. Esta imagen con su madre tomada en 2014 así lo refleja pese a estar dando un paseo por la playa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 17
Siempre cabizbajo

Desde que se destapó el escándalo de Nóos no sólo le cambió la vida sino también el físico y la actitud. Es frecuente verle cabizbajo, evita mirar de frente e intenta pasar inadvertido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 17
Pérdida de peso

En una boda y posando con uno de sus hijos en 2014, Iñaki tampoco abandona la tristeza. La pérdida de peso se hace evidente también en su cuerpo y en su rostro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 17
Muy demacrado

Con un aspecto totalmente demacrado, Urdangarín aparecía en la puerta de la que fue su casa de Barcelona. Estaban preparando una fiesta infantil pero se le ve triste y deteriorado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 17
Le cambió el rostro

Dos años después de comenzar la investigación, en 2013, se notaba que había perdido mucho peso y su rostro aparecía anguloso y demacrado aunque aún conservaba la sonrisa en alguna ocasión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 17
Más encanecido

Hasta en el pelo se ha notado el gran cambio físico del marido de la infanta Cristina ya que aparece mucho más canoso, como en esta imagen de 2013.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 17
Apenas sale

Siempre cabizbajo y con semblante serio, el yerno de don Juan Carlos apenas se deja ver en público desde finales de 2011 cuando salió a la luz toda la investigación alrededor de sus negocios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 17
2012 su peor año

En 2012 vivió momentos especialmente delicados y duros para él y para toda la familia. Su físico no era ajeno a ello. El gesto de la imagen lo dice todo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 17
Aspecto cadavérico

Los meses siguientes al escándalo fueron los peores para el exduque de Palma por el impacto que supuso. En esta imagen con la Reina, la única de la Familia Real que junto a la infanta Elena han seguido apoyándolos, se puede apreciar su rostro cadavérico y demacrado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 17
Adiós al cuerpo atlético

Iñaki pasó enseguida de tener un cuerpo atlético, reflejo de su etapa como deportista, a mostrar un aspecto más delgado y deteriorado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 17
Los años le cayeron de golpe

Ausente y perdido. Así aparecía Iñaki en noviembre de 2011 en el momento en que se destapó el entramado del caso Nóos. Parecía que los años le habían caído encima de golpe.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 17
Las risas de otros tiempos

Poco antes del escándalo, la cara y la actitud de Urdangarín era otra. Con buen aspecto y muy buen porte, reía abiertamente al lado de su mujer, algo que no ha vuelto a repetirse al menos en público.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 17
Casi cinco años de sufrimiento

Sin lugar a dudas los últimos cinco años han supuesto un giro tremendo en la vida de la infanta Cristina y su marido. Ambos, cogidos del brazo, eran la típica pareja envidiable. Enamorada, sonriente y con un excelente aspecto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
16 de 17
Bronceado y con éxito

Bronceado, alto, guapo y con una dulce sonrisa, Iñaki había conquistado a todos, primero con jugador de balonmano y luego con sus negocios. Sus cumpleaños entonces eran los de un triunfador.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
17 de 17
El declive de su mujer

También la situación está pasando factura a la infanta Cristina. El pasado 10 de enero, durante las medidas cautelares del caso Nóos, apareció llorosa, con ojeras, seria y con la mirada perdida. Mientras Iñaki parecía resignado y más sereno, a ella se la veía abatida y muy triste. Su esperanza es que se le aplique la doctrina Botín y finalmente no sea juzgada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo