Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

La infanta Elena y Froilán, como dos buenos amigos

El nieto mayor de los Reyes, de catorce años, adora a su madre y le gusta compartir sus aficiones. Cariño y complicidad es lo que demostraron en un concurso de saltos en Madrid.

El nieto mayor de los Reyes, de catorce años, adora a su madre y le gusta compartir sus aficiones. Cariño y complicidad es lo que demostraron en un concurso de saltos en Madrid.

1 de 10
Día de relax entre los caballos

En julio cumplió catorce años, pero Felipe Juan Froilán sigue muy unido a su madre, especialmente este curso que está solo en casa. Su hermana Victoria se ha ido a estudiar a Inglaterra, como él mismo hiciera hace dos años, y madre e hijo viven solos en Madrid.

El nieto mayor de los Reyes, aunque no ha heredado la pasión por la hípica de la infanta Elena, pues en raras ocasiones se le ha visto montar, hay veces que la acompaña a los torneos. Victoria sí que parece más predispuesta a seguir los pasos de la Infanta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 10
En buena compañía

Días pasados, la infanta Elena y Froilán pasaron un entretenido día en la hípica en el que disfrutaron de su mutua compañía. Cuando no competía, doña Elena aprovechaba para estar con su hijo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 10
Mimos para Froilán

Cogidos del brazo por momentos y entre constantes mimos a su hijo, doña Elena y Froilán lo mismo paseaban que se paraban a charlar en los rincones de las instalaciones hípicas. Se nota que están muy unidos y mantienen una excelente relación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 10
'Enganchado' a la blackberry

Felipen Juan Froilán, que ya está entrando en la adolescencia, también se aislaba otros ratos con su teléfono móvil, costumbre habitual entre los niños de su edad. Por lo visto, se manja con esta tecnología de maravilla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 10
Un ágil ciclista

El nieto mayor de los Reyes también tuvo tiempo en esta jornada en la hípica para montar en bicicleta, hacer piruetas con el vehículo y recorrer las instalaciones hípicas de forma muy ágil sobre dos ruedas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 10
La mascota familiar, también en la hípica

La infanta Elena y Froilan no estuvieron solos en el concurso de saltos. Se llevaron con ellos a otro 'miembro' de la famiia, su perrito, un gracioso fox terrier que llevaba una llamativa correa con la bandera de España.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 10
Froilán, como nuevo

Pipe, como le llaman en familia, ya está recuperado del accidente de caza que sufrió en abril. El niño se encontraba con su padre realizando ejercicios de tiro en el patio de la finca familiar de Garrejo en Garray, Soria, cuando se le disparó la escopeta. Froilán tuvo que ser intervenido del pie en la clínica Quirón, de Madrid, y durante unos meses ha tenido que llevar una férula en el pie. Pero, como se ve, ya hace vida normal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 10
El mejor compañero de la Infanta

Froilán también acompañó a su madre a recorrer la pista de saltos, una costumbre que tienen todos los jinetes antes de iniciar el recorrido. Así, además, aprende de su madre los secretos de este deporte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 10
Sus amigos Borbón-Vargas

Durante el paseo de reconocimiento de la pista, la infanta y su hijo se encontraron con Luis Alfonso de Borbón y su mujer, Margarita Vargas, que es una experta amazona y también competía.

Doña Elena se detuvo a charlar con ellos, a los que la une una gran amistad. El grupo habló un rato distendidamente, desmintiendo los rumores acerca de un distanciamiento entre Luis Alfonso y la Familia Real.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 10
En casa de mamá

Desde la separación de sus padres, Froilán vive con su madre y pasa con su padre la mitad de las vacaciones y fines de semana alternos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo