Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Iñaki Urdangarín sopla 45 velas en su peor momento

El marido de la infanta Cristina vuelve a celebrar su aniversario en España tras varios años viviendo en Washington. El yerno del Rey, imputado en el 'Caso Nóos', lo hace en un momento muy delicado, a la espera de la decisión del juez. Mientras, se ha opuesto a que se le ponga fianza ya que, asegura, no admitió ningún delito. En el día de su aniversario, su esposa e hijos comenzaban el día como cualquier otra jornada...

El marido de la infanta Cristina vuelve a celebrar su aniversario en España tras varios años viviendo en Washington. El yerno del Rey, imputado en el 'Caso Nóos', lo hace en un momento muy delicado, a la espera de la decisión del juez. Mientras, se ha opuesto a que se le ponga fianza ya que, asegura, no admitió ningún delito. En el día de su aniversario, su esposa e hijos comenzaban el día como cualquier otra jornada...

1 de 17
Un cumpleaños muy amargo

Iñaki Urdangarín está de aniversario. El marido de la infanta Cristina cumple este 15 de enero 45 años sin muchas cosas que celebrar después de dejar atrás el que posiblemente haya sido el peor año de su vida.

El duque cumple primaveras en uno de sus momentos más delicados ya que está a la espera de la decisión judicial en el ''Caso Nóos''. Él sigue insistiendo en su inocencia hasta el punto de que se opone a que el juez Castro, instructor del caso, le imponga una fianza de 8,2 millones de euros (junto a su exsocio, Diego Torres). Según ha asegurado su abogado, Mario Pascual, al diario La Razón, el duque no ha cometido delito alguno.

La pesadilla de Urdangarín dura ya año y medio. Antes de comenzar el 2012, el yerno del Rey fue apartado de los actos oficiales de la Casa del Rey porque su comportamiento no era "ejemplar". Entonces ya estaba siendo investigado por desviar fondos públicos desde el Instituto Nóos que presidía y había sido imputado por el juez Castro 15 días antes.

El final de 2011 fue muy malo para Iñaki y el 2012 no fue mejor: despedía a su padre, que fallecía en primavera, y ha visto como su familia ha tenido que regresar a España -para él preparar su defensa en el 'Caso Nóos- y volver a amoldarse a su antigua vida en la Ciudad Condal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 17
Un día 'normal' para los Urdangarín

El día del 45 cumpleaños de Iñaki Urdangarín ha sido, de momento, como otro cualquiera para su esposa, la infanta Cristina, y sus hijos Juan, Pablo, Miguel e Irene. Si tienen planeado celebrar esta fecha tan destacada con algo especial será probablemente esta tarde-noche, cuando todos hayan cumplido con sus distintas obligaciones, y seguramente sea en la intimidad de su domicilio.

A primera hora de la mañana, la hija del Rey abandonaba su casa para acompañar a sus cuatro hijos al colegio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 17
Urdangarín, en casa

Los hijos de los duques de Palma, que han regresado al Liceo Francés de Barcelona tras su regreso de Estados Unidos, se dirigían al colegio cacompañados de su madre con sus mochilas repletas de libros y cuadernos. Mientras, Iñaki Urdangarín no había salido de casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 17
La preocupación de la Infanta

Doña Cristina, que ha demostrado estar al lado de su marido en los buenos momentos y en la situación tan complicada que está viviendo actualmente, intenta que sus hijos lleven una lo más normal posible. Eso sí, su aspecto denota que vive un momento de gran tensión y preocupación.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 17
Pide el perdón del Rey

Tras la segunda operación en la que fue intervenido el Rey don Juan Carlos en el 2012 -el pasado 23 de noviembre-, Iñaki viajó hasta Madrid, acompañado por su mujer, la infanta Cristina, y con el beneplácito de la reina Sofia, en busca del perdón del Rey.

Sin aparecer junto a los Príncipes de Asturias, los duques de Palma acudieron al Hospital Quirón San José para visitar a don Juan Carlos, que se recuperaba satisfactoriamente de la intervención. El Príncipe de Asturias, muy enfadado por el comportamiento del duque de Palma, no mantendría ningún tipo de comunicación con él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 17
Busca la normalidad en Barcelona

Tras verse obligado a volver a España para seguir más de cerca el caso en el que está imputado y así preparar mejor la defensa, ha querido que sus hijos siguieran con el día a día de forma normal. Por eso, los duques de Palma acompañan siempre que pueden a sus hijos y comparten deportes o escapadas a la montaña con ellos.

En esta ocasión, vemos como el ex jugador de balonmano acompaña a su hijo mayor, Juan, al Real Club de Tenis de Barcelona.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 17
El incondicional apoyo de su mujer

En su vuelta a la Ciudad Condal tras las vacaciones estivales, Iñaki ha contado en todo momento con el apoyo de la infanta Cristina, que incluso se ha publicado que llegó a negociar con la Casa Real su salida de la corona para así no tenerse que separar de Urdangarín.

Dispuesta a renunciar a su título de duquesa, los derechos de sucesión y la asignación económica que recibe como miembro de la Familia Real, doña Cristina ha demostrado a su marido que puede contar con ella.

La pareja, que cambia su habitual casa en Barcelona, el palacete de Pedralbes, por otra casa menos ostentosa; también ha dejado los lujosos coches por un Golf verde propiedad de la hija del Rey.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 17
Unas vacaciones distintas

Iñaki disfrutó de un verano muy diferente, en el que le tocó recargar las pilas. Mucho más delgado, el duque de Palma pasó el verano con su mujer, sus hijos y su madre en Bidart, en el País Vasco francés.

Tanto la Infanta como Urdangarín quieren que sus hijos estén ajenos al caso judicial en el que está envuelto su padre, así que pasan con ellos el mayor tiempo posible, para que reine la normalidad.

Juan, Pablo, Miguel e Irene tan solo pasaron un par de días en Miravent -mientras sus padres se quedaban en Barcelona- junto a su abuela, la reina Sofía y sus primos Froilán y Victoria Federica; sin coincidir en ningún momento los Príncipes de Asturias y las infantas Leonor y Sofía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 17
Un duro golpe: el fallecimiento de su padre

El 10 de mayo de 2012  fallecía Juan María Urdangarín, padre de Iñaki. Dos días después, en la Basílica de San Prudencia de Armentia de Vitoria se celebrara el funeral, en el que el duque de Palma estuvo arropado por la infanta Cristina y sus cuatro hijos.

Tanto la reina Sofía como la infanta Elena viajaron en esas fechas desde Madrid a Vitoria para dar el pésame a Urdangarín y su familia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 17
La Reina les visitó en Washington

Por el cumpleaños de Pablo, el pasado mes de abril, la reina Sofía visitó a la familia Urdangarín, que por entonces hacía su vida en Estados Unidos.

Muy feliz, doña Sofía disfrutó por las calles norteamericanas junto a sus nietos, que se mostraron muy contentos de contar con la visita de su abuela materna. Así que Iñaki contó con la compañía de su suegra, que meses después mediaría en su distanciamiento con el Rey.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 17
Siempre al lado de sus hijos

Tanto Iñaki Urdangarín como sus hijos son grandes amantes del deporte, y eso les ha unido mucho durante su estancia en Estados Unidos.

Mientras su hijo mayor, Juan, en marzo de 2012, jugaba uno de sus partidos, Urdangarín animaba en compañía de otros de sus hijos, Irene y Miguel, que se encontraban tumbados en el campo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 17
Su vida en Estados Unidos

Los duques de Palma han pasado tres años viviendo en Washington. El último de éstos, en el que se conoció la imputación de Urdangarín en el 'Caso Nóos', fue el más duro para la familia. Debido al momento difícil que estaba viviendo, el ex jugador de balonmano se refugió en su mujer, la infanta Cristina, y en sus hijos, con los que siguió haciendo su vida habitual.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 17
Urdangarín se defiende de las acusaciones

El 25 de febrero de 2012, Urdangarín tuvo que declarar ante el juez y lo hizo para proclamar su inocencia. Aprovechó también para dejar limpio el hombre de la infanta Cristina, cargando todas las culpas a su ex socio, Diego Torres.

"Comparezco hoy para demostrar mi inocencia, mi honor y mi actividad profesional. Durante estos años he ejercido y tomado decisiones correctas y con total transparencia. Mi intención en el día de hoy es aclarar la verdad de los hechos y mi declaración ayudará a demostrarlo", explicó publicamente entonces.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 17
Imputado en el 'Caso Nóos'

El juez José Castro acusó a Urdangarín por delitos de malversación de caudales públicos, fraude, falsedad documental, prevaricación y evasión de impuestos.

Acompañado por su abogado, Mario Pascual Vives, Urdangarín llegó a los juzgados para declarar durante dos intentas jornadas que se prolongaron hasta 24 horas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 17
Alma de deportista

Da igual en España que en Estados Unidos, Urdangarín no ha dejado ni un momento de practicar deporte. A primeros del mes de febrero del año pasado se le veía sobre una bicicleta y junto a su hijo Miguel, dando una vuelta por los alrededor de sus casa en Washington. Iñaki se ha centrado en el deporte para coger fuerza en su año más duro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
16 de 17
Un hombre de la casa

Durante su estancia en Washington, a Urdangarín se le vio realizando la compra en diversas ocasiones. En la imagen, correspondiente a finales de enero de 2012, está acompañado por sus hijos Miguel e Irene. El ex jugador de balonmano demostró compartir las tareas de la casa con la infanta Cristiana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
17 de 17
Su 44 cumpleaños

Hace justamente un año, el 15 de enero de 2012, se veía así a Iñaki, sentado en uno de los bancos que daba a una piscina olímpica en la que practicaba natación tres de sus hijos. Mientras Juan, Miguel e Irene se divertían en el agua, el duque de Palma pasaba los minutos entre llamadas de teléfono y consultas en el ordenador portátil del que se acompañó.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo