Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Cristina e Iñaki, confesiones con Alexia y Carlos

Los duques, muy relajados pese a la tormenta de acusaciones de Diego Torres, cenaron hace unos dñias con la prima de la Infanta y su marido en Baqueira Beret. El exsocio de Iñaki, en su interveción, intentó vincular a la Casa Real con el 'Caso Noós' y asegura que han intentado comprar su silencio. Este sábado 23 de febrero le toca a Iñaki declarar.

Los duques, muy relajados pese a la tormenta de acusaciones de Diego Torres, cenaron hace unos dñias con la prima de la Infanta y su marido en Baqueira Beret. El exsocio de Iñaki, en su interveción, intentó vincular a la Casa Real con el 'Caso Noós' y asegura que han intentado comprar su silencio. Este sábado 23 de febrero le toca a Iñaki declarar.

1 de 10
Baqueira Beret, el refugio de Iñaki y Cristina

En una de las semanas más complicadas para Iñaki y Cristina, puesto que el sábado 15, declaraba ante el juez el exsocio de Urdangarín, Diego Torres, los duques de Palma se alejaron de Barcelona con sus hijos. El matrimonio, con sus cuatro niños, puso rumbo a Baqueira Beret, que se ha convertido en su refugio en los últimos tiempos.

Tras coincidir el fin de semana con doña Elena, los duques de Palma pasaron el Día de los Enamorados con Alexia de Grecia, prima de las Infantas, y su marido, Carlos Morales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 10
Cristina y Alexia, situaciones paralelas

Las dos primas, que se llevan muy bien y vivieron unos años juntas en Barcelona, comparten además la preocupación por los casos judiciales que tienen abiertos sus maridos.

Carlos, que en 2009 fue imputado en la 'Operación Unión' por un delito contra la ordenación del territorio en Lanzarote, declaró ante el juez por última vez el pasado 17 de enero. La gran cita de Iñaki es el día 23.

Y seguramente, de todo ello hablaron las dos parejas durante la cena, en la que por primera vez y desde hace mucho tiempo se vio a doña Cristina sonreír.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 10
Diego Torres quiere ver imputada a la Infanta

La hija de los Reyes sigue apoyando incondicionalmente a su marido, quien tras la declaración de Diego Torres está cada vez más en entredicho.

El exsocio de Urdangarín, que fue a declarar con su mujer, Ana María Tejero, que también está imputada, planteó su defensa atacando. Al parecer quiere que la hija del Rey esté, como lo está su mujer, imputada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 10
Torres: ''Han intentado comprar mi silencio''

De la infanta Cristina dijo que estaba al tanto de las actividades de su marido, "iba a las reuniones informales y estaba informada de los asuntos por el propio Urdangarín".

Torres también denunció que "han intentado comprar mi silencio" e hizo referencia a una reunión de su abogado con el del duque, donde le ofrecieron pagar su defensa y un trabajo en Sudamérica a cambio de asumir toda la culpa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 10
La Casa Real, ¿vinculada en el Caso Noós?

Igualmente, Torres aportó 197 correos electrónicos, entre ellos algunos entre Iñaki y Corinna, la amiga del Rey, en el que Urdangarín hace clara referencia a su suegro. En él, Iñaki envía un currículum a la alemana para que ésta lo introduzca en la Fundación Laureus del deporte, y se habla de que podría cobrar un sueldo de 250.000 euros.

Y para intentar vincular más a la Casa Real, Torres aseguró que cada movimiento de Nóos era tutelado y controlado por Zarzuela y que en la residencia de los Reyes se celebraron incluso reuniones con personalidades como Camps o Barberá, información que rápidamente ha negado el expresidente balear.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 10
El conde de Fontao tendrá que declarar

La Casa Real, por su parte, ha negado que el asesor jurídico del Rey, el conde de Fontao, haya prestado apoyo a los negocios de Nóos, aunque la fiscalía anticorrupción va a pedir que acuda a declarar.

Además, la seguridad de Zarzuela no participará en el dispositivo que se montará en Palma este sábado 23 de febero cuando vaya a declarar el duque en un nuevo intento por desvincularse de él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 10
Primera sonrisa

Hacía mucho tiempo que no se veía tan sonriente y relajada a doña Cristina, y eso que se avecinaban tiempos difíciles para los duques de Palma. Sólo dos días después, Diego Torres, el exsocio de su marido, trató de implicarla asegurando que la hija del Rey "estaba al tanto de las operaciones de Nóos".

Este sábado 23 de febrero será Iñaki quien se vea ante el juez. Seguro que de todo ello habló Cristina con su prima Alexia, de espaldas en la foto, quien también ha visto cómo su marido, Carlos Morales, ha sido imputado por un delito urbanístico en Lanzarote.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 10
Ataque directo

El pasado sábado 16 de febrero, Diego Torres y su mujer, Ana María, salián andando tras prestar declaración ante el juez en Palma de Mallorca. En su palabras, Torres tenía en el punto de mira a la Casa Real.

Además de aportar correos electrónicos en los que sale el nombre del Rey, según dijo, Cristina estaba al tanto de todo, y no se daba un paso sin que lo supiera Zarzuela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 10
El Rey, pendiente de una operación

No corren buenos tiempos para los Reyes con don Juan Carlos nuevamente delicado de salud. El Rey, que aún lleva muletas por su última operación de cadera, tiene programada para el próximo 3 de marzo una intervención de hernia discal por la que ha suspendido temporalmente su agenda para la semana próxima.

Se trata de una antigua lesión que se ha agudizado tras la lesión de cadera y que se ha puesto en evidencia el pasado 15 de febrero, cuando se sometió a una revisión rutinaria.

Nuevamente, será el Príncipe el que se haga cargo de la agenda del Jefe del Estado. Don Felipe sumará los cometidos de su padre a los suyos propios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 10
Tú a sevilla, yo a candanchú

Doña Letizia pasó una semana de intenso trabajo, que remató el viernes 15 de febrero con un viaje a Sevilla para asistir a un congreso de enfermedades raras. De vuelta a Madrid, inauguró en el parque Juan Carlos I las Olimpiadas Nacionales de Formación Profesional.

Don Felipe, por su parte, comenzó el fin de semana esquiando en la estación de Candanchú, en el Pirineo aragonés, acompañado de unos amigos. No le acompañaron Letizia ni las infantas Leonor y Sofía. Don Felipe dedicó el fin de semana al deporte, quizá para alejarse de los problemas.

Esos mismos días, sus hermanas Elena y Cristina estaban también esquiando, en Baqueira, Lérida, pero el Heredero decidió quedarse en Huesca y no coincidir con ellas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo