Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Froilán y su padre, divertida tarde de atracciones

El exmarido de la infanta Elena llevó a su hijo mayor al parque de atracciones de Madrid, donde el adolescente se lo pasó en grande.

El exmarido de la infanta Elena llevó a su hijo mayor al parque de atracciones de Madrid, donde el adolescente se lo pasó en grande.

1 de 6
Una tarde de lo más entretenida

Felipe Juan Froilán, primogénito de la infanta Elena y de su exmarido, Jaime de Marichalar, se lo pasó en grande en el parque de atracciones de Madrid, al que fue con su padre y un amigo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Se soltaba las manos para grabarse

Vestido con bañador estampado y polo de rayas, el nieto mayor del rey Juan Carlos demostró no tener miedo a las alturas.

Froilán subía en las atracciones junto con un amigo o con un guardaespaldas e incluso grababa su experiencia con su teléfono móvil. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Comentando la 'jugada'

Después de cada atracción, los jóvenes comentaban cómo se lo habían pasado con el exduque de Lugo y éste les advertía para que no hicieran ninguna travesura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Un padre con paciencia

Durante cada atracción, su padre le esperaba pacientemente sentado en un banco, hablando por teléfono o guardando la mochila a su hijo, la misma que llevaron los deportistas españoles durante los últimos Juegos Olímpicos celebrados en Londres.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
A punto de cumplir 16 años

Jaime, a la última con camisa estampada y zapatillas New Balance, caminaba apoyado en el hombro de su hijo, que en julio cumple 16 años.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Zapatos a salvo

Para prevenir estar todo el día con los zapatos mojados, Froilán dejó sus mocasines a su guardaespaldas antes de subir al “Aserradero”, una monaña rusa de agua, con su amigo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo