La reina Sofía, ovacionada un año más en el Cristo de Medinaceli

Al igual que miles de personas, doña Sofía ha visitado en la mañana del 6 de marzo al Cristo de Medinaceli, una de las figuras de mayor devoción en la capital.

image

Al igual que miles de personas, doña Sofía ha visitado en la mañana del 6 de marzo al Cristo de Medinaceli, una de las figuras de mayor devoción en la capital.

1 de 5
La reina Sofía visita el Cristo de Medinaceli

Este 6 de marzo, como todos los primeros viernes de este mes, coincidiendo con la Cuaresma, se ha abierto la basílica madrileña de Jesús de Medinaceli, donde la reina Sofía, al igual que miles de madrileños y españoles, han podido visitar al Cristo.

La madre del Rey ha repetido este año, cumpliendo con la tradición de la Familia Real, ya que doña Sofía acudió a ver al Cristo de Medinaceli los años 2001, 2006 y 2013.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
A los pies del Cristo

Como es costumbre, la basílica ha abierto sus puertas para que sus fieles besen los pies de la figura crucificada, y la reina Sofía ha sido una más.

Esta tradición se remonta al siglo XVIII y desde entonces miles de personas pasan por esta iglesia para que el Cristo cumpla sus deseos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
Tradición en la Familia Real

Este año ha acudido en nombre de la Familia Real doña Sofía, aunque otros años hemos visto en Cuaresma a don Juan Carlos, al rey Felipe antes de ser monarca, a las infantas Elena y Cristina, e incluso a la reina Letizia, dos meses antes de casarse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
Recibida con alegría

La reina Sofía ha sido recibida con aplausos y gritos de bienvenida por todas las personas que aguardaban su turno para ver al Cristo. Muchas de ellas han pasado la noche haciendo cola, incluso hay quienes han pasado días esperando a la intemperie este día.

Fiel a su estilo, doña Sofía ha vestido un conjunto de falda y chaqueta en azul oscuro, llevando a juego los zapatos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
Atenta a los españoles

Aunque no ha confesado lo que ha pedido al Cristo, muy amable, doña Sofía ha saludado a los allí presentes con la simpatía y buen saber que la caracteriza. Ha dejado paso a Letizia como consorte, pero sigue siendo muy querida. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo